Add page level

martes, 6 de agosto de 2013

México: la brujería, muy ligada a la política

 http://www.annunci.net/sites/default/files/annunci/imagesOLD/9/9/4/2/6/4f2918a6d64a3a630c238af08.jpg

RIES  |  La brujería y la política van muy de la mano, según estudios del investigador de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (México), Fernando Plascencia, quien dijo que fue muy sorprendente corroborar que los políticos se acercan a estos ritos para “salar” (causar mala suerte, según el diccionario de la RAE) a sus contrincantes. Leemos esta interesante noticia en Aguas Digital.

  El también catedrático de la Facultad de Filosofía dijo que la brujería es un ritual muy antiguo que nunca ha perdido fidelidad en algunos de sus seguidores, por lo que hasta la fecha muchas personas acuden a estos centros esotéticos para buscar algún beneficio, pero también para tratar de perjudicar a alguien.

Detalló que antes se pensaba que el Municipio de Jesús María era en donde se albergaban el mayor número de brujos, sin embargo comentó que no es así, pues según su estudio en la ciudad capital es en donde se encuentran más frecuentemente. Dijo que tanto hombres como mujeres se dedican a esta actividad y que luego de varios años de investigación en donde se pudo estar presente en algunas de las sesiones, se pudo percatar que la política está muy ligada en este aspecto.

Dijo que a pesar de no iba a dar nombres de personajes, varios políticos de la entidad acuden a estos lugares no sólo para que les vaya bien, o buscar protección; sino para “salar” a sus contrincantes. Estas actividades, dice, son muy comunes en todo el año, pero sobre todo en épocas electorales es cuando más visitas de políticos de todos los niveles buscan este tipo de alternativas.

El especialista en el tema comentó que estas prácticas soy muy socorridas tanto por personas de bajos recursos como personas que tienen el suficiente dinero para pagar los servicios que se les ofrecen.

Magia y brujería: qué son

Según Fernando Plascencia, la magia es una operación mental de naturaleza analógica acerca de la simbolización trascendental que reduce y ordena, por medio de la manipulación simbólica, la entropía natural y cultural a través de estrategias naturales y emotivas. Así aparece en su libro Eficacia simbólica y magia en Jesús María Aguascalientes (2004).

En esta obra del estudioso mexicano se explica cómo la brujería se puede presentar en un individuo que tiene mala intención y si las acciones que emprende sobre otra persona son con animosidad, puede causar daños. Un ejemplo podría ser orinar en terrenos de sembradíos, las acciones impropias como seducirse entre mujeres (lesbianismo). En fin, todo lo que “revise lo antisocial” lleva un toque de brujería. Así lo cuenta Juan Manuel Saldívar Arellano en un estudio sobre la santería, en el que cita a Plascencia.

Detalles del estudio sobre política y brujería

El académico realizó su investigación de campo durante cinco años con brujos del territorio estatal en la que se conoció que entre los clientes de estos piden apoyo para estas personas encontró a varios politícos locales y algunos de fuera del estado en la que solicitaban “que les fuera bien en sus carreras e incluso algunos pedían la muerte de sus contrincantes”. El docente señaló que “incluso algunos de los políticos cuando ganaban se llevan a los brujos de asesores personales”.

En entrevista con El Clarinete, el mentor explicó que “la brujería se parece a la religión. Nosotros acudimos a lo sobrenatural cuando nuestra resistencia frente al fracaso, frente al azar, al dolor y a nuestro conocimiento se rompe. Cuando estamos frente a cosas que no podemos conocer y que son inseguras nos da angustia y acudimos a la religión”. Luego acotó: “pero la religión de pronto falla porque nos dice resignate, en cambio una bruja nos dice ‘qué quieres, lo que tú quieras te lo voy a conceder’ es el voluntarismo total y en ese aspecto la política y la brujería están conectadísimos y los políticos no sólo acuden a hacerse limpias sino muchas cosas más”.

También mencionó que con las brujas “no nada más van los políticos que de hecho a ellos se les cobran más. Va gente de todos los niveles”. El docente relata que “de 1999 al 2004, me mezclé entre el público en general y sin que fueran muchos políticos, relucientes se notaban mucho ellos frente al muestreo general”; aclaró que “sus problemas no son diferentes en cuanto a que le tienen miedo al otro -político rival- no saben lo que va a pasar, están en la oscuridad y no quieren perder lo que tienen y no quieren luchar realmente. La brujería permite eso de que por medio de esfuerzos muy leves conseguir resultados muy grandes y más en situación competitiva”.

A su vez explicó que en el municipio de Jesús María que esta conurbado con la capital en el norte, “no hay tantas brujas”, y añade que “hay más en el fraccionamiento San Cayetano, pero en general están dispersos en todos el estado. Los políticos tienen a mucho a donde acudir. Ahora hay que decir que la élite todavía va a Catemaco y ahí por dos libros acerca de brujería y poder. La maestra Elba Esther se dio el lujo de ir a África y de hacer un ritual con un león y no me extraña. Es una confesión muy insegura, someterse a un escrutinio a los jefes es muy inseguro”.
 
Plascencia Martínez abundó que “acuden cuando tienen problemas como todos las personas. Iba yo a hacerles entrevistas esperando turno y llegaban los políticos y ahí los veía. Sí platiqué con ellos. Cuando hay problemas que no se pueden solucionar mediante prácticas convencionales acuden a la brujería”.

Sin dar nombres “porque si los menciono se salan”, dice con sorna, manifestó que durante su investigación “vi de todos los colores y unos muy católicos. Iban a perder las elecciones y de por si las perdieran. Hubo algunos que a sus delegados se portaban muy frío con ellos, pero él notaba que no. Por cierto a ese le fue muy bien y le fue muy bien a la bruja”.

Agrega que “de mucho peso uno, pero de mucho peso a nivel nacional, y los demás eran amigos míos, puedo decir que fácil vi a unos 10 en el campo y en la observación durante los rituales”. Igualmente comentó que incluso “platiqué con más de 10, muchos de ellos con un susto grandísimo y se desaparecieron de esos lugares y las señoras (brujas) me regañaron porque estaban perdiendo clientes”.

Abundó que “los políticos cuando son candidatos, piden que pierda (su contrincante principal), que se muera. Las brujas de manera oficial no dan la muerte porque dicen que es ‘trabajo negro’ y se condenan. 

Mis trabajos no son negros, son blancos, dicen, y cuando vas con la otra te dice lo mismo, que ellas no hacen trabajos negros, que es de con la que vienes o con otra que estuviste, no conceden eso de manera oficial, niegan que lo hacen, aunque supe que en ese entonces cobraban a los políticos alrededor de 100.000 pesos por un trabajo”.

Más adelante comenta que “hay mucho de táctica de exagerar porque ellas viven de eso de convencer, igual que los políticos, se parecen mucho los políticos, brujas y publicistas. Se parecen mucho en exagerar para convencer”. De la misma manera expresó que su conclusión es que cuando un político acude a la brujería, “eso es inseguridad, para ser sinceros algunos de los problemas que me platicaron pudieron haber ido con un psicológo. Estas personas son especiales, saben oir y dan consejos de mucho sentido común. Sí hay valor y riqueza en esas personas, no son del montón”. Finalmente puntualizó que “el político nos persuade para que votemos por él, pero no sólo eso, para romper inercias, para producir cambios; y la brujería rompe inercias y la política también”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.