Add page level

jueves, 8 de agosto de 2013

Reflejos en las ventanas




 LEA: Salmo 34:1-10  |  Durante nuestras vacaciones en Alaska, vi gran parte del panorama a través de las ventanillas de vehículos en movimiento. Estaba agradecida por los vidrios que me permitían ver la belleza y mantenerme seca y abrigada. Pero las ventanillas también representaban un desafío: cuando llovía, las gotas por fuera obstaculizaban la visión, y cuando cambiaba la temperatura, se empañaban por dentro.

 Esos desafíos me ayudaron a entender por qué no podemos ver la vida como Dios la diseñó. El pecado oscurece la belleza que el Señor quiere que disfrutemos. A veces, el pecado está adentro: nuestro egoísmo nos empaña la visión, y hace que nos consideremos más importantes de lo que somos y olvidemos los intereses de los demás. Otras veces, ese pecado está afuera: las injusticias de otros nos hacen llorar desconsolados y las lágrimas nos impiden ver la bondad del Señor. Venga de donde venga, el pecado no nos permite observar cuán maravillosa y gloriosamente diseñó Dios la vida.

Aunque «ahora vemos todo de manera imperfecta, como reflejos desconcertantes» (1 Corintios 13:12 ntv), percibimos lo suficiente como para saber que Dios es bueno (Salmo 34:8). Las muchas cosas extraordinarias que Él ha revelado nos ayudarán a dejar el pecado y actuar para reducir sus consecuencias en el mundo.

La única manera de ver la vida claramente es enfocándonos en Cristo.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.