Add page level

miércoles, 18 de septiembre de 2013

Cómo resistir a un ataque satánico




Leer | EFESIOS 6.10, 11 | Los ataques del enemigo contra nuestras mentes son sutiles. Al observar cómo vivimos, puede determinar cuándo y dónde somos vulnerables. Aunque no es omnisciente, sabe lo suficiente para actuar contra nosotros.

 Por ejemplo, dirige nuestra atención hacia algo que queremos, haciendo que nos olvidemos de las muchas cosas maravillosas que nuestro Padre celestial ya nos ha dado. Una vez que hemos reducido nuestro enfoque a aquello que deseamos, Satanás interviene para satisfacer nuestro deseo con lo que él quiere que tengamos —algo que al final nos alejará de Dios.

Al observarnos, Satanás conoce los momentos y las situaciones cuando es más probable que digamos sí a la tentación. Hará todo lo que esté en su poder para apartar nuestras mentes del Señor, y nos distraerá aun durante nuestras oraciones. Además, él entiende nuestra situación emocional y busca en nosotros el cansancio, la soledad y otras vulnerabilidades que pueda explotar. Satanás nos incita a “querer las cosas ya”, y trata de ocultar de nuestra vista las consecuencias.

El enemigo crea dudas en nuestras mentes para que dudemos de la verdad de la Palabra de Dios, y nos sintamos inseguros de nuestra salvación. Después que surge la incredulidad, como ocurrió con Adán y Eva (Gen 3.1-6), nuestra mente comenzará a justificar nuestra conducta.

Aunque podemos ser susceptibles a sus maquinaciones, no estamos indefensos contra Satanás (2 Ti 1.7). Ya que nuestro Padre celestial nos protege, nuestro Salvador intercede por nosotros, y el Espíritu Santo nos guía a la verdad. “Resistid al diablo, y huirá de vosotros” (Stg 4.7).

(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.