Add page level

lunes, 9 de septiembre de 2013

Durante esta hora






LEA: Salmo 25:1-11 | Muchos conocen el majestuoso carillón del gran reloj de Westminster, en Londres, comúnmente conocido como Big Ben. Es más, tal vez algunos tengamos relojes en nuestras casas que suenan del mismo modo cada hora. La tradición dice que la melodía fue tomada del Mesías de Händel. Además, las palabras escritas en el cuarto donde está alojado el Big Ben tienen un significado trascendente:


A lo largo de esta hora,

Que el Señor me guíe,

Y que por su poder

Ningún pie se desvíe.

Estas palabras son un buen recordatorio de nuestra constante necesidad de la guía de Dios. El rey David reconocía que necesitaba ser guiado todo el día, mientras enfrentaba los desafíos de la vida. En el Salmo 25, declara: «Encamíname en tu verdad, y enséñame, porque tú eres el Dios de mi salvación; en ti he esperado todo el día» (v. 5). Deseoso de ser un obediente seguidor del Señor, clamaba a su Redentor para que lo dirigiera. De corazón, anhelaba depender confiadamente de Él a lo largo de toda la jornada.

Que este sea también nuestro deseo. Por lo general, empezamos el día pidiéndole a Dios que nos ayude, pero luego, otros intereses pueden distraer nuestra atención de Él. No nos olvidemos de orar así: «A lo largo de esta hora, Señor, sé mi guía».

Que Cristo sea tu primer pensamiento por la mañana y el último por la noche.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.