Add page level

sábado, 21 de septiembre de 2013

El propósito del sufrimiento






Leer | MATEO 16.24-27 | “Señor, si me amas, ¿por qué sufro?” Muchos creyentes hacen esta pregunta en sus horas más oscuras de adversidad. Aunque el dolor toma formas diferentes y tiene duraciones distintas, el sufrimiento viene siempre con un objetivo mayor que nuestra comodidad, nuestro placer o nuestras metas personales. Si buscamos el propósito del Señor para el dolor, descubriremos tanto su paz como su profundo amor por nosotros.

 El dolor instruye. La suficiencia de Cristo es más evidente en tiempos de sufrimiento que en medio de la bendición. Descubrir la fiel provisión de Dios fortalece nuestra firme decisión de sufrir sin quejarnos.

El dolor purifica. La fe fingida no puede resistir la adversidad. Como el oro en el fuego purificador, el sufrimiento elimina las impurezas hasta que solo las cosas de valor permanecen. Las pruebas ponen de relieve la verdad sobre el mundo en que vivimos, la naturaleza de las personas con quienes tenemos contacto, y el valor incomparable de nuestro Padre celestial.

El dolor motiva. ¿Cuántas veces hemos escuchado el testimonio de personas que encontraron al Señor en su peor prueba? Por su sabiduría, el Señor sabe si necesitamos bendición o aflicción.

El dolor acerca a Dios. Correr a los brazos del Señor nos garantiza el consuelo que está disponible solo por medio de una relación estrecha con el Padre celestial.

Tener una vida fácil no nos hace acreedores de recompensas. Aunque nuestro instinto es evitar el dolor, el sufrimiento nos ayuda a encontrar intimidad con Dios y el gran propósito que Él tiene para nuestra vida.

(En Contacto)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.