Add page level

lunes, 16 de septiembre de 2013

La paz el uno con el otro






Leer | ROMANOS 14.19 | En el Sermón del monte, Jesús habla de los pacificadores (Mt 5.9); el pasaje suena casi como si ellos fueran una raza especial con habilidades singulares. Algunas personas tienen, efectivamente, una manera de ser que trae paz adondequiera que van. No obstante, todos podemos llegar a ser pacificadores porque, según 1 Corintios 7.15, “a paz nos llamó Dios”.

 Pero, lamentablemente, el éxito en este terreno muchas veces nos esquiva, y la razón es que nos damos por vencidos demasiado pronto. Con algunas personas, es necesario que recorramos la segunda milla; no solo buscar la paz sino también seguirla (Sal 34.14). Ese empeño puede ser muy costoso a veces, pero evidentemente Dios espera algunos intentos bastante heroicos en este aspecto, porque nos dice: “Seguid la paz con todos” (He 12.14).

Además de esto, Romanos 12.18 nos dice: “Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres”. A veces, nos esforzamos demasiado por analizar las palabras “en cuanto dependa de vosotros”. Podemos estancarnos al tratar de resolver si debemos tomar la iniciativa de reconciliarnos con alguien, o esperar que la otra persona se nos acerque.

El Señor Jesús dejó en claro que la unidad dentro de la iglesia es una prioridad absoluta. Realmente no importa si hemos ofendido a otros, o hayamos sido ofendidos; en cualquier caso, debemos tomar la iniciativa de reconciliarnos con nuestros hermanos. Y aun cuando un hermano no quiera escuchar, “sigamos lo que contribuye a la paz y a la mutua edificación” (Ro 14.19).

(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.