Add page level

lunes, 16 de septiembre de 2013

La voluntad de Dios




 LEA: Salmo 37:23-40 | A menudo, queremos conocer la voluntad de Dios; en especial, cuando atravesamos alguna dificultad. Nos preguntamos: ¿Qué me sucederá? ¿Debo quedarme o Dios quiere que vaya a algún otro lado? La única manera de saberlo con seguridad es hacer lo que te pide que hagas en este momento (tus obligaciones actuales) y esperar que te revele cuál es el próximo paso.

 A medida que obedezcas lo que ya sabes, cobrarás fuerzas para seguir avanzando. Paso a paso, uno detrás del otro. Así aprendemos a caminar con Dios.

Pero tú dices: «Supongamos que doy el primer paso. ¿Y después qué?». Eso es asunto de Dios. Tu tarea y la mía es obedecer hoy y dejar el futuro en sus manos. El salmista afirma que «por el Señor son ordenados» nuestros pasos (37:23). Lo único que necesitamos hoy es su guía para esta jornada. Las instrucciones para mañana no sirven absolutamente de nada. George MacDonald declaró: «No entendemos la página siguiente del manual de Dios; solo vemos la que tenemos adelante ahora. Tampoco se nos permitirá dar vuelta la hoja hasta que hayamos aprendido su lección».

Si nos preocupamos por conocer la voluntad de Dios y obedecer diariamente sus instrucciones y advertencias, y si andamos por fe y recorremos el sendero de la obediencia, descubriremos que Él nos guiará durante todo el día. Como señaló Jesús: «Basta a cada día su propio mal» (Mateo 6:34).

Bienaventurado el que descubre por dónde va Dios y lo sigue.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.