Add page level

viernes, 20 de septiembre de 2013

Un lugar difícil






LEA: Hechos 8:4-8, 26-35 | Cuando un repentino cambio en la tecnología hizo que su trabajo cayera en desuso, un científico altamente capacitado se encontró trabajando en un restaurante de comidas rápidas. Una noche, después de nuestro estudio bíblico, habló de su situación y la describió como algo difícil y humillante. Declaró: «Algo bueno que puedo decir al respecto es que los jóvenes que están allí parecen muy interesados en mi fe». Un miembro del grupo respondió: «Admiro tu humildad. Sé que tu fe debe tener algo que ver con eso».

 Como en el caso de mi amigo, Felipe tal vez se preguntó por qué Dios lo había sacado de su misión en Samaria (Hechos 8:4-8), para hacerlo aparecer en medio del desierto (v. 26). Pero más tarde, descubrió que el etíope necesitaba ayuda para entender las Escrituras (vv. 27-35), y su situación cobró sentido.

Cuando Jesús prometió que no nos dejaría solos (Mateo 28:20; Hebreos 13:5), se refería tanto a los momentos difíciles como a los buenos. Nuestra misión en las etapas complicadas de la vida es trabajar o servir recordando que estamos haciéndolo para Dios; y después, observar mientras Él obra para llevar a cabo sus propósitos.

Busca al Señor en medio de tus dificultades y descubre lo que está haciendo allí en y a través de ti.

La mejor respuesta a nuestros porqués es confiar en las buenas razones de Dios.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.