Add page level

sábado, 21 de septiembre de 2013

Un premio por la paz




LEA: Efesios 2:11-18 | Alfred Nobel hizo una fortuna tras haber inventado la dinamita, la cual cambió la modalidad de las guerras. Quizá por los horrores que los enfrentamientos bélicos provocaron al usar su invento, incluyó una cláusula en su testamento respecto a otorgar un premio anual a aquellos que trabajaran para promover la paz. En la actualidad, se denomina Premio Nobel de la Paz.

 Dios promovió la paz en el mundo a través de su Hijo Jesucristo. Cuando Él nació, el mensaje claro e inconfundible de los ángeles a los pastores fue: «… en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres» (Lucas 2:14).

La definición bíblica de la paz es, en primer lugar, paz con Dios (Romanos 5:1). El pecado nos hace sus enemigos (v. 10), pero la venida de Jesús a esta Tierra y su muerte en la cruz aplacaron la ira divina. Ahora podemos reconciliarnos con Él. Al haber solucionado el problema de nuestra relación con Dios, Cristo nos capacita para que superemos las barreras que se interponen entre nosotros y los demás.

Otra clase de paz es tener la paz de Dios (Filipenses 4:7). No hay necesidad de estar ansiosos por nada, ya que se nos dice que podemos poner delante del Señor todas nuestras peticiones.

Después de haber traído la paz a este mundo, Jesucristo está ahora sentado a la diestra del Padre (Hebreos 12:2). Hoy podemos tener paz con Dios y la paz de Dios.

«La verdadera paz no es la ausencia de guerra, sino la presencia de Dios». —Loveless

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.