Add page level

sábado, 5 de octubre de 2013

Cuando clamamos a Dios




 Leer | SALMO 57.1-3 | Clamar a Dios es la reacción instantánea a una necesidad urgente. Se diferencia de la oración normal, que involucra períodos de adoración, peticiones e intercesión; esta llamada angustiada se concentra en una dificultad. El problema puede ser una noticia desgarradora, una situación peligrosa, el dolor físico o la perturbación espiritual. Cualquiera que sea la causa, buscamos el alivio inmediato de Dios.

 Al igual que Pedro, mientras se hundía en el mar, decimos: “¡Señor, sálvame!” (Mt 14.30). Clamamos con desesperación cuando recibimos malas noticias, porque reconocemos que solo Dios tiene el poder de cambiar las circunstancias. Si estamos caminando obedientemente con Él, sustituirá al temor con valentía y confianza.

Un grito de auxilio dirigido al Padre celestial tiene sus raíces en la fe de que Él responderá con una dirección clara. Éxodo 17 detalla la manera en que el Señor demostró su fidelidad en Horeb. Cuando los errantes israelitas se quejaron de nuevo contra su líder —esta vez por su sed—, Moisés clamó a Dios: “¿Qué haré con este pueblo?” (v. 4). El Señor respondió al instante con una solución que satisfizo tanto la sed de los israelitas como la desesperación de Moisés.

Ya sea que nos estemos hundiendo en un mar de sufrimiento, o buscando con desesperación un sorbo del agua de vida de Dios, el Señor oye nuestras súplicas. Y nos dice de nuevo: “Me invocará, y le responderé; yo estaré con él en la angustia; lo rescataré y lo honraré” (Sal 91.15 LBLA).

(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.