Add page level

jueves, 31 de octubre de 2013

Ojos de amor




 LEA: Marcos 10:17-27 | Muchas personas que asisten a los espectáculos de Marc Salem piensan que puede leer la mente. Sin embargo, él lo niega y dice que no es ni vidente ni mago, sino un observador minucioso de las personas. Le declaró a la escritora Jennifer Mulson: «Vivimos en un mundo que es mayormente invisible para nosotros porque no prestamos atención […]. Yo soy sumamente sensible a lo que la gente emite» (The Gazette, Colorado Springs, Estados Unidos).

 Es interesante notar qué veía Jesús cuando se encontraba con la gente. Su conversación con un joven rico que buscaba tener vida eterna se registra en los Evangelios de Mateo, Marcos y Lucas. Marcos incluye este detalle en su narración: «Entonces Jesús, mirándole, le amó…» (Marcos 10:21). Algunos tal vez consideraron que este hombre era arrogante (vv. 19-20), mientras que otros quizás envidiaron su riqueza; sin embargo, Jesús lo miró y lo amó.

A menudo, nos centramos en la triste partida del hombre y su aparente falta de disposición para renunciar a sus riquezas y seguir a Jesús (v. 22). Cuando los discípulos se preguntaron en voz alta sobre cuán difícil es que un rico entre en el reino de Dios (v. 26), «Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios» (v. 27).

Hoy Cristo nos ve a través de ojos de amor y nos invita a seguirlo.

Dios tiene un ojo que todo lo ve y un corazón que todo lo perdona.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.