Add page level

martes, 19 de noviembre de 2013

Compañero de viaje




LEA: Salmo 39 | Hace poco, miré la lista de quienes se habían graduado conmigo en el seminario y descubrí que muchos de mis amigos ya habían muerto. Fue un aleccionador recordatorio de la brevedad de la vida. Alrededor de los 70, años más años menos, ya no estamos (Salmo 90:10). El poeta israelita tenía razón: Aquí solamente somos forasteros y advenedizos (39:12).

 La brevedad de la vida me hace pensar en nuestro «final»: la extensión de nuestros días y la rapidez con que pasan (v. 4), un sentimiento que se hace más real a medida que nos acercamos al final de nuestra vida. Este mundo no es nuestro hogar; aquí somos extranjeros y peregrinos.

Sin embargo, no estamos solos en el viaje. Somos forasteros y advenedizos con Dios (39:12), un concepto que torna esta travesía en algo menos inquietante, menos atemorizante, menos preocupante. Atravesamos este mundo para entrar en el próximo con un Padre amoroso que nos acompaña y nos guía permanentemente. Aquí en la Tierra, somos extranjeros, pero nunca estamos solos en el recorrido (73:23-24). Tenemos a Aquel que afirma: «Yo estoy con vosotros todos los días» (Mateo 28:20).

Podemos perder de vista a padre, madre, cónyuge y amigos, pero siempre sabemos que Dios está caminando a nuestro lado. Un antiguo adagio lo expresa de este modo: «Ir bien acompañado hace que el camino parezca más fácil».

Mientras recorres el cansador camino de la vida, deja que Jesús levante tu pesada carga.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.