Add page level

sábado, 30 de noviembre de 2013

El Cordero de Dios




         La primera vez que se menciona un cordero en la Biblia es en el capítulo 22 de Génesis. Abraham e Isaac su hijo subían al monte Moriah para ofrecer un sacrificio a Dios. Por el camino, Isaac le hizo una pregunta muy pertinente a su padre: “He aquí el fuego y la leña; mas ¿dónde está el cordero para el holocausto? Y respondió Abraham: Dios se proveerá de cordero para el holocausto, hijo mío” (Génesis 22:7-8). Un cordero fue ofrecido en lugar de Isaac, pero ni ese cordero ni Isaac podían responder a las exigencias divinas.

        Sólo eran figuras del “cordero” que, mediante su sacrificio, glorificaría a Dios en todos sus atributos. Por la fe Abraham, enseñado por Dios, pudo decir con seguridad: “En el monte del Señor será provisto” (Génesis 22:14). Los siglos pasaban, y el cordero prometido fue anunciado como Aquel que debía sufrir. “Cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo… para que redimiese a los que estaban bajo la ley” (Gálatas 4:4-5).

       Al ver a Jesús, Juan el Bautista dijo: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29). En el Gólgota Jesús fue sacrificado, murió en una cruz para liberarnos de la muerte eterna.

       El apóstol Pedro dijo: “Fuisteis rescatados de vuestra vana manera de vivir… con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación, ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros, y mediante el cual creéis en Dios, quien le resucitó de los muertos y le ha dado gloria” (1ª Pedro 1:18-21).

(Amén, Amén)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.