Add page level

martes, 19 de noviembre de 2013

El Espíritu Santo prometido




 Leer | Juan 14.23-26 | Jesús aseguró a sus seguidores que les convenía que Él se marchara de la Tierra. Así podría enviar su Espíritu, que juega un papel esencial en la vida de cada creyente (Jn 16.7).

 El Espíritu Santo que habita en nosotros nos sirve como:

• Seguridad. En el momento de la salvación, somos sellados en Cristo por la tercera persona de la Trinidad. La presencia del Espíritu de Dios nos marca como hijos del Padre, y garantiza que perteneceremos a Él para siempre (Ef 1.13, 14).

• Ayudador. El Espíritu Santo provee sabiduría, conocimiento y entendimiento (1 Co 2.12). Por ser divino, conoce maneras de ayudarnos que ningún simple mortal puede siquiera imaginar. Él nos fortalece cuando estamos debilitados, y ora por nosotros cuando no sabemos cómo hacerlo (Ro 8.26).

• Guía. El Espíritu Santo puede dirigirnos apropiadamente pues conoce la verdad de cada situación, los corazones de las personas que nos rodean, y nuestros motivos y actitudes. Su guía será siempre correcta porque Él conoce la voluntad del Señor para nosotros (1 Co 2.9-11). Podemos confiar en lo que Él dice, pues no habla por su propia iniciativa, sino comunica lo que escucha del Padre (Jn 16.13, 14).

• Fuente de poder espiritual. El Espíritu libera su poder en nuestras vidas con el fin de que realicemos un servicio fructífero y vivamos en santidad (Ef 3.16). Esta autoridad divina está siempre a nuestra disposición si nos rendimos a su control.

El Espíritu santo es plenamente Dios, y vive dentro de nosotros para que llevemos a cabo los propósitos divinos del Dios trino. ¿Está usted siguiendo su dirección?

(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.