Add page level

lunes, 4 de noviembre de 2013

Hormigón satánico, la nueva religión que gana adeptos






Aprender a tomarse las cosas a risa es un ejercicio muy serio que a veces conlleva un aprendizaje muy largo. Para ayudarnos a ello en el mundo de la arquitectura ha llegado para quedarse Satán es mi señor, la mejor y más punzante crítica a la arquitectura que nos rodea y a la que con gran mordacidad pero no menos acierto, el autor del blog Vicisitud y Sordidez ha dedicado sus entradas dedicadas a los desmanes que se perpetran en nombre del adorado hormigón y las formas cúbicas.

  Resulta que cuando me las enviaron para leerlas pensé que se trataba del típico pataleo injustificado para llegar a la carcajada burlona, pero leyendo se da uno cuenta de que su autor ha sido muy cuidadoso y desde luego en muchos de sus dardos no falta el motivo. Satán es el hormigón, satán es la pantomima formal, satán nos rodea y al menor descuido nos posee haciendonos hablar en idiomas desconocidos y olvidados, el brutalismo, la arquitectura internacional, el modernismo, la adoración a la Bauhaus y otras antiguas deidades. Satán toma la forma del Corbu y nos hace entregar nuestra alma al PAU, gritemos juntos ¡Satán es nuestro señor!

Abundando en la nueva religión que estos post de arquitectura han iniciado, llega la página de facebook Satán es mi señor, donde en un grupo abierto cada cofrade o seguidor del “Vajísimo” puede publicar las manifestaciones hormigónicas en forma de “adifisio” de la deidad infernal al que por supuesto los “arjhitecktos” adoramos. Os lo recomiendo decididamente.

Uno de los pecados capitales de la crítica de la arquitectura es sin duda lo selectivo de la misma. Todo el mundo puede ser crítico de cine o literario. Todo el mundo parece tener la varita de sus gustos en música. Pero la arquitectura, como antes pasó con la escultura o la pintura, parece haber querido entrar desde hace mucho en ese reducido grupo de artes, a las que solo se puede criticar desde un púlpito de erudición que la aleja de la ciudadanía, y solo los iniciados en los antiguos ritos parecen haber sido instruidos para poder hablar en el olvidado y complejo lenguaje del jarckitesto. Iniciativas como éstas son un “zas en toda la boca” que deben servir a más de uno para comprender que al ciudadano una estatua o un cuadro no puede cambiarles la vida, pero un edificio o una actuación urbanística sin duda sí.

Nota del arquitectador: Mientras llega una nueva forma de hacer arquitectura -que llegará- es bueno que todos podamos aprender a criticar aquello que no nos guste, pero confieso que es mucho mejor cuando te saca la carcajada. Eso sí, yo lo leo a escondidas mirando de reojo por encima de mi hombro, no vaya a verme disfrutar con ésto algún compañero de profesión y sea excomulgado de las antiguas religiones por hereje.

(20 Minutos.es)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.