Add page level

viernes, 20 de diciembre de 2013

Refugiarse




 LEA: Proverbios 18:1-10 | En la época medieval, los granjeros cuidaban sus cultivos hasta que aparecía un enemigo en el horizonte. Entonces, huían con sus familias a su ciudad fortificada, para protegerse de los merodeadores.

 La ciudad de Carcassonne ha sido un refugio durante generaciones. Construida en el siglo v a.C., esta fortaleza rocosa ha brindado protección a romanos, galos, visigodos, francos y franceses. Su enorme tamaño y sus majestuosas atalayas y almenas hacían que quienes se resguardaban dentro de sus muros protectores se sintieran confiados.

Como creyentes, podemos refugiarnos en la presencia de nuestro Dios viviente. El libro de Proverbios afirma: «El nombre del Señor es torre fuerte, a ella corre el justo y está a salvo» (Proverbios 18:10 lbla). «El nombre del Señor» se refiere al carácter de Dios: excelso en fidelidad, poder y misericordia. El término salvo significa «colocado en las alturas, fuera de peligro».

Ocasionalmente, todos enfrentamos amenazas que hacen que queramos correr para refugiarnos. Algunos buscan seguridad en la riqueza material o en las relaciones interpersonales. Pero el seguidor de Cristo tiene un refugio más seguro. Nuestra máxima protección se encuentra en Dios, por sus cualidades inherentes y lo que puede hacer por nosotros. Si hoy enfrentas alguna amenaza, acude al Señor, una torre fuerte. Hallarás protección bajo su cuidado.

En tiempos buenos y malos, Dios es nuestro seguro refugio.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.