Add page level

viernes, 10 de enero de 2014

A largo plazo




 LEA: Santiago 5:7-11 | En 2006, una encuesta hecha entre 1.000 adultos descubrió que, a la mayoría de las personas, les lleva un promedio de 17 minutos perder la paciencia mientras esperan haciendo cola, y que solo se requieren 9 minutos si lo hacen por teléfono. La impaciencia es una característica común.

 Santiago escribió sobre un grupo de creyentes que luchaban para tener paciencia hasta que Jesús volviera (Santiago 5:7). Vivían épocas de explotación y angustia, y Santiago los alentaba a «programar su temperamento» para largo plazo. Al desafiarlos a que perseveraran en medio del sufrimiento, intentaba estimularlos para que permanecieran firmes y vivieran de manera sacrificada hasta que el Señor volviera para arreglar todo: «afirmad vuestros corazones; porque la venida del Señor se acerca» (v. 8).

Los instaba a ser como el granjero que espera pacientemente que llegue la lluvia y la cosecha (v. 7), y como el patriarca y profeta Job, quien demostró perseverancia en las dificultades (vv. 10-11). La línea de llegada estaba cerca y Santiago alentaba a los creyentes para que no abandonaran.

Cuando somos probados en el crisol de la angustia, Dios desea ayudarnos a seguir viviendo por fe y confiar en su compasión y misericordia (v. 11).

El camino hacia una gran paciencia es a través de las grandes pruebas.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.