Add page level

miércoles, 15 de enero de 2014

Comida en la despensa




 LEA: Mateo 6:25-34 | Hace poco, mi amiga Marcia, directora de la Escuela Cristiana para Sordos, en Jamaica, escribió sobre una manera importante de ver las cosas. En un artículo titulado «Un bendito comienzo», señaló que, por primera vez en siete años, la escuela empezó el nuevo año con un superávit. ¿Y cuál era ese superávit? ¿Dinero en el banco? No. ¿Provisiones suficientes para todo el año? No. Simplemente, alimentos en la despensa para un mes.

 Cuando uno está a cargo de alimentar con un presupuesto ajustado a 30 niños hambrientos, ¡esto es muchísimo! Su nota iba acompañada de este versículo de 1 Corintios 16:34: «Dad gracias al señor, porque Él es bueno; porque para siempre es su misericordia» (lbla).

Año tras año, Marcia confía en la provisión de Dios para los niños y el personal de su escuela. Nunca tiene mucho de nada, sea agua, comida o artículos escolares. Sin embargo, siempre está agradecida por lo que el Señor le envía, y continúa creyendo fielmente en que Él seguirá proveyendo.

Al comenzar el nuevo año, ¿tenemos fe en que Dios proveerá? Si es así, estamos creyendo en las palabras de nuestro Salvador: «No os afanéis por vuestra vida […]. Así que, no os afanéis por el día de mañana» (Mateo 6:25, 34).

«La preocupación no le quita la tristeza al mañana; le quita al hoy su fortaleza». —Corrie ten Boom

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.