Add page level

miércoles, 8 de enero de 2014

¿Cómo resolver los conflictos matrimoniales?




Fernando Alexis Jiménez | Cuando emprendemos el noviazgo, no se ve sino lo bueno de cada uno de los componentes de la pareja. De hecho, todo nos parece maravilloso en la otra persona. Lo complejo se produce cuando pasa el tiempo y comprobamos que sí hay fallas, conductuales o de palabras, que terminan generando heridas. Y esas heridas emocionales van agigantándose conforme pasa el tiempo y llevan al resquebrajamiento de la unión.

 Uno de los problemas más frecuentes en la relación de pareja son las ofensas mutuas, que terminan por resquebrajan y posteriormente desmoronar la relación matrimonial. Los especialistas coinciden en asegurar que producen—a la postre—el distanciamiento y divorcio emocional, previo a la separación.

Nuestro propósito permanente debe ser identificar dónde hay fallas en la relación conyugal, y disponer el corazón para el perdón. Al respecto cabe citar al autor, Gary Rosberg, cuando escribe: “Lo que queremos lograr, como matrimonios y como pareja, es lograr el compromiso de tratar el dolor y el enojo, de resolver los conflictos, de perdonar al ofensor y de renovar la relación. La meta es llevar la relación a un nivel de sanidad, de apertura, de unidad que te ayude a ser aceptado y conectarte de nuevo en la relación.”(Gary y Barbara Rosberg. “Matrimonios a prueba de divorcio”. Editorial Unilit. EE.UU. 2002. Pg. 80)

Como familia nos integramos para crecer juntos, vivir momentos gratificantes, enfrentar dificultades y salir airosos con ayuda de Dios. ¿Qué ocurre cuando hay dificultades? Primero, comprender que son apenas previsibles en la pareja, pero en segundo lugar, orar a Dios que no se contamine nuestro corazón con resentimiento y rencor (Cf. Proverbios 4:23), producto de las ofensas que a veces recibimos o generamos, en algunos casos de manera inconsciente.

Pues bien, como matrimonio contribuimos a satisfacer las necesidades espirituales, emocionales y físicas del otro, prodigar respeto y honra como lo pedimos también, aprender a convivir en pareja (Cf. Romanos 12:10, 18), y tener la suficiente madurez para reconocer que es necesario dar de nuestra parte para que la relación sea sólida.

De la ofensa al dolor

Cuando decimos algo inapropiado a nuestra pareja, le ofendemos. Pueden ser palabras o gestos los que terminan causando dolor. Estos incidentes terminan sembrando tristeza, desaliento y en ocasiones, distanciamiento en clara contravía de nuestro mayor compromiso: desarrollar la relación matrimonial y sentar las bases para su sostenibilidad en el tiempo.

Los matrimonios hoy día se ven amenazados por los vientos de divorcio. ¿Qué si provenimos de un hogar disfuncional donde hubo separación? Nos corresponde romper esa cadena y evitar que ese ciclo destructivo se repita en nuestra relación de pareja.

Recuerde los tres pasos del conflicto:

a. Ofensa (Motivo)

b. Dolor (Reacción)

c. Enojo (Consecuencia)

El enojo es el nivel más alto, pero Dios nos enseña que debemos aprender a manejarlo y no incurrir en pecado (Efesios 4:26) Tenemos la opción de seguir guardando el enojo y no decir nada, hasta que inevitablemente estallamos, o disponernos con ayuda del Señor, a perdonar la ofensa.

La forma como percibimos las ofensas varía en cada uno y depende, fundamentalmente, de la crianza, valores, enseñanzas que hemos recibido e incluso, la forma como nuestros padres reaccionaban ante la ofensa, lo que a su vez nos marca.

Disponiéndonos para el perdón

Cuando tenemos dificultades como pareja, generalmente creemos que somos quienes más vulneración y ofensas han sufrido. Se trata, por supuesto, de una percepción muy subjetiva. La realidad es que no importa cuántas veces ha sido ofensor o víctima, lo importante es reconocer que también hemos ofendido y lastimado a nuestro cónyuge y necesitamos pedir perdón y perdonar con humildad y mansedumbre.

La autora, Dora Tobare, en su blog define el perdón no como abrir espacios para que nos sigan atropellando emocionalmente, sino para resolver los conflictos que minan la relación de pareja: “Perdonar no es aceptar lo inaceptable ni justificar males como maltratos, abusos, faltas de solidaridad o infidelidades. Tampoco es hacer de cuanta que no ha pasado nada. Eso sería forzarnos o ignorar la realidad y a acumular resentimientos. Igualmente, perdonar no es tratar de olvidar lo que me han hecho, pues siempre es bueno aprender de lo vivido. Perdonar es sobre todo liberarse de  los sentimientos negativos y destructivos, tales como el rencor, la rabia, la indignación, que un mal padecido nos despertó y optar por entender que está en mis manos agregarle sufrimiento al daño recibido o poner el problema donde está: en la limitación que tuvo mi cónyuge de amar mejor, en una determinada circunstancia.”. El asunto es claro: Perdonar es ante todo, liberarnos de una pesada carga.

¿Qué si las ofensas han sido graves? Por supuesto no lograremos que la sanidad interior se produzca el mismo día. Recuerde que quien debe intervenir para sanar las heridas es nuestro Señor Jesús, quien toma nuestras cargas y nos libera de todo peso de rencor o resentimiento (Mateo 11:28, 29; Isaías 53:4).


DIVORCIO1

No podemos seguir enfrascados en hacernos daño… 
Es necesario aprender a perdonar al cónyuge con ayuda de Dios

El primer paso, entonces, es que Dios ministre sanidad en nuestro mundo interior. Esto lo hacemos en oración, en intimidad con Él. Un segundo paso es disponer el corazón. Abrirnos a la posibilidad de perdonar y mostrar esa actitud perdonadora al cónyuge.

Cuando Dios haya abierto las puertas, en una tercera fase, está el confrontar—sin ánimo de polemizar o abrir nuevas heridas—en dónde estamos fallando mutuamente. Es un proceso en el que nos ayuda Dios. El círculo se cierra con la restitución que debemos hacer por las ofensas, y que parte de un compromiso decidido—delante del Señor—de no incurrir en los mismos errores otra vez. ¡Dios desea ayudarnos en todas las etapas!

Debemos perdonar al cónyuge

Perdonar no es fácil pero sí muy necesario: Perdonar al cónyuge cuando nos ha causado daño. ¿Por qué se torna difícil? Por las heridas emocionales que desencadenan las faltas de respeto graves, juicios injustos, violencia verbal o física, maltrato, traición, engaños y cosas por el estilo, son frecuentes en muchos matrimonios y son a la vez muy difíciles de perdonar.

Es posible que su pareja no haya medido el alcance de la ofensa o quizá se le dificulta pedir perdón. Puede ver el asunto como alto previsible o normal. Ese comportamiento inconsciente genera aún más resentimiento en la víctima.

La verdad es que la gran mayoría de matrimonios sin distingo del nivel espiritual somos susceptibles a conflictos y heridas emocionales que afectan sus relaciones. 

Una persona víctima de violencia doméstica agresiva, debe buscar ayuda de inmediato con un familiar o una amistad cercana y llamar a las autoridades respectivas.

No debe permitir que pase más de una vez, porque si lo hace, el agresor interpreta que usted nunca le acusará y se sentirá alentado a continuar el abuso.

Si usted ha sido víctima de heridas no violentas, pero muy dolorosas emocionalmente, debe aprender a perdonar y liberarse de los pensamientos negativos que pueden provocar los rencores no resueltos. Estamos llamados a perdonar, y algo más: bendecir a nuestra pareja. Recuerde lo que enseña el apóstol Pedro: “No devolváis mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados a heredar bendición” (1 Pedro 3:9)

La naturaleza de Dios es el amor, la misericordia y el perdón, como enseña el apóstol Juan: “Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.”(1 Juan 1:9)

Si Dios perdona nuestros errores – y valga decir que cometemos muchos cada día–, y de paso ofrecernos una nueva oportunidad, igual debemos hacerlo nosotros. También esto es lo que aprendemos de las enseñanzas del apóstol Pablo: “Antes sed bondadosos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”.(Efesios 4:32). 



Recuerdo el caso de una joven mujer que, pese a los ruegos de su marido, se negó a perdonarlo. Es más, llegó el momento en el que literalmente le echaba de casa. La situación se tornó insostenible hasta que él decidió marcharse. Luego era ella quien estaba buscando restablecer la relación, la que dicho sea de paso, se resquebrajó totalmente. El orgullo no es buen consejero, ni ahora ni nunca. Además, no aprendimos de Dios sobre el rencor sino sobre el amor y el perdón.

Al respecto cabe recordar lo que enseña el autor y conferencista, Gary Rosberg: “Es trágico que la  mayoría de las parejas no tienen idea de cómo tratar las ofensas y de cómo recuperar la salud en las relaciones en su matrimonio. ¿Por qué? Porque pocos han aprendido a manejar las desilusiones. Entonces, en lugar de sanar la herida, permiten que sus corazones se endurezcan y, los problemas y frustraciones, quedan sin resolver.”(Gary y Barbara Rosberg. “Matrimonios a prueba de divorcio”. Editorial Unilit. EE.UU. 2002. Pg. 80)

No podemos olvidar jamás que nuestro matrimonio es muy valioso, por encima delas dificultades que haya. Dios creó la familia, ama la familia, cuida de la familia y—sin duda—nos ayuda a resolver los problemas que surjan al interior del hogar.

(Estudio de Guerras Espiritual)

1 comentario:

  1. Buenas noticias!!! Hola a todos. mi nombre es Sarah Woods. Espero que todos los que tienen un buen día, estoy muy contento con esto, así que quiero que todos sepan lo Profeta Solución (prophetsolutiontemple@gmail.com) hizo por mí y mi familia. Yo estaba teniendo un matrimonio feliz y tranquila con dos niños mayores de 5 años. Mi marido era demasiado encantador y cariñoso. Pero las cosas se pusieron agria cuando mi marido comenzó a dejar de lado y volver a casa a altas horas de la noche. Nunca supe que estaba teniendo una aventura con otra mujer, dejé de prestar atención a mí y los hijos. Fue realmente devastadora y desgarradora de ver el amor a la deriva lejos de su familia. Me quejé a un amigo mío que me presentó a uno Solución Profeta, que la ayudó en algún momento, pero lo dudaba, porque nunca creí en el vudú o lanzamiento de hechizos, sino porque estaba desesperado, me dio una oportunidad. Me contacté con él, le dijo todo, dijo ayudará a salvar a mi marido y mi matrimonio. Lo hice y proporciono lo necesario para este y listo !!! ¡¡¡Lo hizo!!! Mi marido llegó a casa una noche llorando, pidiendo disculpas. Fue como un milagro, como si estuviera hechizar antes. Estoy tan feliz de que él ayudó salvó mi matrimonio, gracias a la solución de profeta.
    No sufra cuando hay solución. Puede ponerse en contacto con él a través de: prophetsolutiontemple@gmail.com
    También puede ayudar con lo siguiente:
    (1) SI QUIERES TU CHICA EX / NOVIO PARA VOLVER VOLVER A USTED
    (2) Si usted quiere que su esposo / esposa VOLVER
    (3) SI QUIERES SER PROMOVIDO EN OFICINA
    (4) Si usted quiere que su hombre o mujer que le ama solamente
    (5) SI QUIERES UN NIÑO (esterilidad / estéril)
    (6) SI QUIERES SER RICO
    (7) Si usted quiere que su marido / esposa sea tuyo para siempre
    (8) Si desea recuperar su dinero estafado
    (9) Tener un Matrimonio retraso
    (10) SI QUIERES GANAR UN CASO TRIBUNAL
    (11) SI USTED ES UN yonqui y quiere dejar
    (12) SI USTED NO PUEDE impregnar UNA MUJER (estéril)
    (13) curar todos los tipos de enfermedades
    (14) cura completa para el VIH / SIDA

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.