Add page level

domingo, 5 de enero de 2014

La cruz de Cristo



    Leer 1 Corintios 1:18 |   Aunque el hombre no se preocupe mucho por ello, lo que ocurrió en el Gólgota hace más de 2 mil años, cuando Jesucristo fue crucificado, es el acontecimiento más importante de la historia de la humanidad. Fue ahí donde Dios manifestó su gracia en favor de los pecadores, juzgando a su Hijo en nuestro lugar. De esta obra cumplida en la cruz se desprende toda bendición para el que la reconoce.

        El apóstol Pablo tenía una profunda convicción del valor de la cruz de Cristo, y su ardiente deseo era darla a conocer. Debía proclamar todo el sentido y alcance del sacrificio de Cristo en la cruz, sus maravillosas consecuencias para salvar perfectamente al hombre pecador. Su predicación no se apoyaba en la seducción de la elocuencia ni en los razonamientos de la sabiduría humana.

       En efecto, el mensaje de la cruz no tiene ese brillo exterior que agrada a los hombres. La sabiduría de Dios no da una vana satisfacción a la curiosidad de la inteligencia, sino que se dirige a la conciencia. Por eso el hombre que cuenta con su propia justicia o su propia sabiduría considera como locura la predicación de la cruz. Si ésta es su apreciación, escuche el terrible veredicto de Dios: “La palabra de la cruz es locura a los que se pierden” (1ª Corintios 1:18).

       Pero si usted reconoce la necesidad de ser salvo porque sus faltas lo exponen a la condenación divina, si reconoce que la cruz es su único medio de salvación porque Cristo expió los pecados de los que creen en él, entonces, para usted, ella es “poder de Dios”.

(Amén, Amén)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.