Add page level

miércoles, 26 de marzo de 2014

Cómo manejar el sentimiento de culpa


Leer | Efesios 2.1-10 | La culpa puede ser como un veneno que trabaja en nuestro interior para crear caos en nuestros pensamientos y emociones. El antídoto es entender la razón por la que nos sentimos culpables, y saber cómo aplicar las enseñanzas bíblicas en cuanto a este asunto.

 Malentender la gracia produce sentimientos de culpa que nos hacen pensar que, para ser un “buen” cristiano, uno tiene que reformar por sí mismo su conducta. Cuando en realidad, el Señor Jesús pagó en la cruz nuestra deuda de pecado y nos declaró justos delante de Él.

Otra cosa que puede hacer que nos sintamos culpables es la confusión acerca de la confesión y el perdón. Algunos creyentes se preocupan por pecados ocultos que todavía desconocen, mientras que a otros les preocupa no estar seguros de si han confesado lo suficiente para ser perdonados. Es cierto que 1 Juan 1.9 nos dice que debemos confesar nuestros pecados, pero hacer esto no es lo que nos da el perdón. Es lo que hizo Jesús en el Calvario, lo que perdona todos nuestros pecados.

Negarse a deshacerse del pasado también puede producir sentimientos de culpa, por sentirnos indignos del perdón. Pero Jesucristo murió en la cruz para que todos nuestros pecados —pasados, presentes y futuros— pudieran ser perdonados. Esto es parte del milagro de la gracia.

La verdad de la Palabra de Dios nos libera de la prisión de la culpa falsa, y nos permite vivir de la manera en que el Señor quiere. ¿Está usted andando en libertad?


(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.