Add page level

viernes, 28 de marzo de 2014

Irak y su ley de poligamia: 7 noches para las esposas jóvenes, 3 para las mayores




ABC | Lo dice la Sunna, la colección de tradiciones islámicas vinculadas a Mahoma, y así lo quiere recoger también en su nuevo proyecto de ley de familia el gobierno de Irak, encabezado por el chií Al Maliki e instalado por los Estados Unidos antes de abandonar el país. La poligamia será legal, y se amplía además con el derecho de los varones a casarse con niñas, incluso menores de 9 años.

  El país que pretendía ser un “ejemplo de democracia” tras la caída de Sadam y la invasión occidental, quiere asimismo legalizar el derecho de los varones a violar a sus mujeres -al rechazar que las relaciones tengan que tener el consentimiento de las esposas-. El proyecto de ley de familia establece también el modo en que la madre debe amamantar a sus bebés.

Entre los aspectos más polémicos y chocantes de la nueva legislación, destaca el interés del proyecto por aplicar la jurisprudencia radical islámica sobre las relaciones del esposo musulmán polígamo con sus mujeres.

Rige el principio general de que el polígamo debe tener un trato de “igualdad” con todas sus esposas, pero los detalles de la jurisprudencia islámica son en ocasiones desconcertantes. Así, se establece que el marido puede pasar 7 días consecutivos con la esposa si es joven y no estuvo antes casada; si el matrimonio es con una mujer que ya estuvo casada, el esposo solo tiene obligación de pasar tres días consecutivos con ella, antes de volver a repartir su tiempo con las demás. Según la tradición, Mahoma tuvo nueve mujeres, y se casó con su favorita, Aisha, cuando esta tenía seis años, aunque el matrimonio no se consumó hasta que cumplió los nueve.

El trato igualitario con las esposas se concreta en que cada una tenga una estancia distinta (sura An-Nûr, v. 33), para evitar las rencillas y los celos entre ellas, aunque el comedor puede ser común. El marido no puede tener relaciones íntimas con una esposa en presencia de las demás, a menos que todas consientan en ello. La tradición relata que Mahoma quiso morir en la estancia de su joven esposa Aisha después de contar con el consentimiento de las demás. La “igualdad” obliga al marido a no abandonar de noche la estancia de una esposa para ir a ver a otra, salvo en caso de necesidad. Pero, según el parecer de muchos juristas musulmanes, ese principio no obliga a que el marido guarde el mismo grado de afecto y relación con todas.

Jugada política

Para los analistas políticos, el proyecto de ley de familia del gobierno de Al Maliki busca atraerse el favor del partido chií radical Fadhila. Según los sondeos, las elecciones legislativas previstas para el 30 de abril darán al partido de Al Maliki una minoría en el Parlamento, por lo que su súbita conversión a la Sharía (ley islámica) busca en realidad asegurarse el apoyo del partido fundamentalista.

Una eventual aprobación parlamentaria de la nueva legislación sobre la mujer y la familia aumentaría, no obstante, la violencia y la fragmentación religiosa del país, ya que la minoría suní defiende otra interpretación del Corán. La minoría cristiana de Irak -en su día una de las más importantes del mundo árabe- ya no cuenta; desde el comienzo de la invasión norteamericana los cristianos iraquíes han sufrido una auténtica hecatombe, víctimas de los ataques islamistas y del exilio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.