Add page level

miércoles, 19 de marzo de 2014

Jesucristo: El Hijo de Dios


 Leer | Juan 20.30, 31 | En los versículos de hoy, Juan nos dice que “Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios” (v. 31). Pero ¿por qué es tan importante que creamos esto?

 La razón más obvia es porque nuestra salvación, y por consiguiente nuestro destino eterno, dependen de nuestra fe en esta verdad. Sin embargo, después de la salvación, la identidad divina de Cristo debe seguir afectándonos.

Primero que todo, conocer al Hijo lleva a una comprensión más profunda del Padre celestial. Puesto que Jesús es Dios y hombre, nos da ese discernimiento. Cuando estudiamos su vida, los aspectos del carácter y el modo de obrar de Dios adquieren vida por medio de la enseñanza y el ejemplo de Cristo.

Él también nos muestra qué podemos llegar a ser. El Señor está comprometido a transformar a cada uno de sus seguidores a la semejanza de su Hijo. Aunque no alcanzaremos la perfección en esta vida ni tendremos jamás los atributos divinos de Cristo, su carácter puede desarrollarse en nosotros si nos sometemos al Espíritu Santo.

Otra manera como Cristo nos afecta, es inspirando nuestra gratitud. Él dejó las glorias del cielo para convertirse en nuestro Salvador, y cuando reconocemos ese sacrificio, nos llenamos de gratitud y alabanza.

Permita que el Señor Jesús le motive a vivir de una manera pura. Él habita en el interior de cada creyente por medio de su Santo Espíritu, lo que significa que los pensamientos, las actitudes, las palabras y las acciones egoístas no tienen cabida en nuestras vidas.


(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.