Add page level

jueves, 13 de marzo de 2014

Sin energía


 LEA: Isaías 40:27-31; 41:10 | En el transcurso de la historia, gran cantidad de lugares en el mundo han sido sacudidos por tormentas tremendas y huracanes que dejaron como secuelas inundaciones masivas y destrucción. Muchas personas también se ven afectadas por los cortes de electricidad que generan falta de alimentos, combustible y agua. Los vientos rugientes y el agua descontrolada dejan vecindarios enteros cubiertos de lodo y arena, y los titulares sobre la catástrofe suelen anunciar: «Millones de personas sin suministro de energía».

 Tal como una tormenta de la naturaleza, una tragedia personal puede dejarnos en un estado emocional de oscuridad y sin energías. En tales ocasiones, la Palabra de Dios nos reafirma la ayuda del Señor: «Él da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas» (Isaías 40:29).

En nuestros momentos de mayor debilidad, despojados de recursos emocionales, podemos colocar nuestra esperanza en el Señor y encontrar fortaleza en Él, ya que nos promete para cada nuevo día: «… los que esperan al Señor tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán» (v. 31).

Dios es nuestra fuente de energía espiritual en todas las tormentas de la vida.

Se necesita una tormenta para saber si el refugio es seguro.


(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.