Add page level

sábado, 1 de marzo de 2014

Un asunto de vida o muerte



Leer | Romanos 5.6-19 | Hay un asunto de suprema importancia que a menudo olvidamos con el ajetreo de la vida, y es la pregunta en cuanto a dónde las personas pasaran la eternidad.
Al mirar al ser humano desde el punto de vista divino, entendemos que al final del tiempo habrá dos grupos: quienes vivirán para siempre con Dios y quienes sufrirán la muerte eterna separados de Él. El destino final de cada persona dependerá de algo sencillo: recibir el perdón de sus pecados de parte de Dios.

Nadie —salvo o no— merece la misericordia de Dios. Ninguna cantidad de buenas obras o de religiosidad puede ganar la dádiva del perdón y de la relación eterna con nuestro Creador. Desde el más bondadoso hasta el más cruel heredó la naturaleza pecaminosa del “primer Adán”, quien fue el primer hombre que conoció al Señor, y también el primero que se rebeló contra Él.

Sin el regalo de la gracia de Dios —es decir, de un espíritu nuevo, hecho posible por la muerte expiatoria y la resurrección del Señor Jesús— podríamos ser lavados. Por medio de un sencillo acto de fe, recibimos el regalo del perdón total de Dios, y una nueva naturaleza espiritual.

Todos llegamos al mundo con una naturaleza “carnal” inclinada a alejarse de Dios (Ro 8.7, 8), y la muerte espiritual solo puede evitarse por medio de Jesucristo y el perdón que Él ofrece. ¿Le ha recibido usted como su Salvador personal? Si no es así, ore en este momento pidiendo sinceramente su salvación. Dios quiere que reciba su dádiva de la vida eterna, la justicia perfecta y la adopción en su familia.


(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.