Add page level

miércoles, 9 de abril de 2014

Amado para amar


LEA: Deuteronomio 10:12-22 | La vida de Dietrich Bonhoeffer corría peligro cada día que permanecía en la Alemania de Hitler, pero, de todos modos, se quedó. Supongo que, al igual que el apóstol Pablo, anhelaba estar en el cielo, pero sabía que seguir donde estaba era el propósito de Dios en ese momento (Filipenses 1:21). Por eso, no se fue, y como pastor, lideró reuniones subterráneas y se opuso al régimen perverso de Hitler.

 A pesar del peligro diario, Bonhoeffer escribió Vida comunitaria, un libro sobre el ministerio de la hospitalidad. Puso a prueba sus principios mientras vivió y trabajó en un monasterio, y cuando estuvo preso. Pensaba que toda comida, tarea y conversación eran una oportunidad de mostrar a Cristo a los demás, aun bajo una gran tensión o estrés.
En Deuteronomio, leemos que así como Dios se ocupó de los israelitas que dejaban Egipto, les ordenó que lo imitaran amando y hospedando a los extranjeros y a las viudas (10:18-19; Éxodo 22:21-22). Nosotros también somos receptores del amor de Dios y su Espíritu nos da poder para que lo sirvamos ministrando a otros de innumerables maneras, todos los días, mediante palabras y acciones bondadosas.

En nuestro diario andar, ¿hay alguien que parezca solitario o perdido? Podemos confiar en que el Señor nos capacitará para transmitirle esperanza y compasión mientras vivimos y trabajamos juntos para Él.

Entender el amor de Dios hacia nosotros nos permite amar más a los demás.


(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.