Add page level

sábado, 12 de abril de 2014

Dios Derrama su Bondad en Nosotros


 Rick Warren | La muerte y resurrección de Jesús nos hacen aceptables a Dios.  ¿Te sorprendería saber que mucha gente no se acepta a sí mismos? He sido pastor durante más de 30 años. He hablado con decenas de miles de personas, y he encontrado que la mayoría de la gente realmente no se aceptan ellos mismos. Desean ser diferentes. Desean verse diferentes. Desean poder actuar diferente. 

 No nos aceptamos a nosotros mismos, así que nos pasamos la vida tratando de encontrar aceptación en otras personas. Y, aún más importante que ser aceptados por otras personas, es el ser aceptado por Dios. Ese es un problema. ¿Por qué? Porque Dios es perfecto, y tú no lo eres. ¡Ni yo  tampoco!

Dios vive en un lugar perfecto llamado Cielo, así que Él tuvo un predicamento. ¿Cómo pone gente imperfecta dentro de un lugar perfecto? (porque, obviamente, sí Él permitiera gente imperfecta en un lugar perfecto, ya no sería perfecto) Dios tuvo que hacer un plan para que la gente imperfecta fuera capaz de vivir en un lugar perfecto.


El plan de Dios es lo que yo llamo “El Gran Intercambio.”

La Biblia dice, “Al que no cometió pecado alguno, por nosotros Dios lo trató como pecador, para que en él recibiéramos la justicia de Dios.” (2 Corintios 5:21)

No sé cómo hacerlo más claro que decirlo así: Nunca vas a ser lo suficientemente bueno para entrar al cielo, porque es perfecto, y tú dejaste de ser perfecto hace mucho tiempo. Es la  bondad de Cristo en ti lo que te hace aceptable. No eres perfecto, pero Él si lo es. Así que Dios dice, "Vamos a hacer un intercambio aquí. Jesús tomará tus pecados, y tú tienes bondad en tu vida." ¡Ese es un gran negocio!

Mucha gente se siente atrapada por su pasado. Dicen, Si tú supieras lo que he hecho, sabrías que nunca seré aceptable para Dios. Yo no sé lo que has hecho, pero Dios sí lo sabe y así te acepta. “Dios acepta a todos los que creen y confían en Jesucristo, sin importar si son judíos o no lo son.” Romanos 3:22 (TLA)

Reflexiona Sobre Esto

¿Qué es lo que no aceptas de ti mismo? ¿Crees que Dios acepta ese "defecto"? ¿Por qué o por qué no?
¿Qué cosa de tu pasado necesitas soltar para que puedas acoger la aceptación de Dios?

Aunque nunca podremos ser perfectos como Dios, ¿cómo crees que Él quiere que tratemos de vivir?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.