Add page level

martes, 1 de abril de 2014

Tomates gratis


LEA: Éxodo 35:20-29 | Mientras ponía las bolsas con alimentos en la cajuela de mi automóvil, miré de reojo el vehículo de al lado. Sobre el asiento trasero, vi canastos llenos de tomates bien colorados, brillantes y grandes… con mejor aspecto que todos los que había visto en el supermercado. Segundos después, cuando apareció la dueña del auto, exclamé: «¡Qué tomates hermosos!».

A lo que ella respondió: «Tuve una buena cosecha este año. ¿Le gustaría llevar algunos?». Sorprendida ante su disposición para compartir, los acepté gustosa. Me regaló varios tomates para que llevara a casa, ¡y sin duda, el sabor era tan bueno como su aspecto!

Los israelitas demostraron aun más generosidad cuando ofrendaron para construir el tabernáculo del Señor. Al pedirles que proveyeran materiales para el santuario, «vino todo varón a quien […] su espíritu le dio voluntad, con ofrenda al Señor para la obra del tabernáculo» (Éxodo 35:21). Entusiasmados, donaron joyas de oro, telas de colores, lino fino, plata, bronce, piedras preciosas y especias. Algunos también dieron de su tiempo y sus talentos (vv. 25-26).

Si seguimos el ejemplo de los israelitas y ofrendamos generosamente de nuestros recursos, agradamos y honramos a Dios. El Señor, quien ve y conoce nuestros pensamientos y corazón, ama a los dadores alegres. Él mismo es el mejor ejemplo de generosidad (Juan 3:16).

La condición de tu corazón es más importante que el tamaño de tu ofrenda.

(Nuestro Pan Diario)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.