Add page level

domingo, 12 de octubre de 2014

Un santuario


 LEA: Mateo 11:25-30 | Cuando entraba en una iglesia de Klang, en Malasia, me intrigó un cartel de bienvenida, que nombraba al edificio: «Un santuario para los trabajados y cargados».

 Pocas cosas reflejan mejor lo que Cristo quiere que sea su iglesia: un lugar donde las cargas se aligeren y los cansados encuentren reposo. Esto fue vital en el ministerio de Jesús, ya que declaró: «Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar» (Mateo 11:28).

Jesucristo prometió tomar nuestras cargas pesadas y cambiarlas por la suya, que es liviana: «Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga» (vv. 29-30).

Esta promesa está respaldada por la gran fortaleza del Señor. Independientemente de las cargas que llevemos, en Cristo hallamos los hombros poderosos del Hijo de Dios, quien promete intercambiar nuestros pesos agobiantes por su carga liviana.

Cristo, quien nos ama con amor eterno, comprende nuestras luchas, y podemos confiar en que nos proporcionará el descanso que nunca seremos capaces de encontrar sin ayuda. Su poder es suficiente para suplir nuestra debilidad, y esto convierte al Señor en nuestro «santuario para los trabajados y cargados».

Dios llama a los cansados a descansar en Él.


Nuestro Pan Diario

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.