Add page level

jueves, 20 de noviembre de 2014

¿Puedes ayudar?


 LEA: Santiago 2:14-20 | Los directivos de una escuela secundaria en Alaska estaban cansados de ver que los alumnos se metían en problemas y que el cincuenta por ciento abandonaba los estudios. Para mantenerlos interesados, formaron un equipo de fútbol americano, lo cual les daba la oportunidad de desarrollar sus habilidades, trabajar en equipo y aprender lecciones para la vida. El problema era que la escuela estaba en una zona tan fría que no podían tener un campo de juego con hierba. Entonces, competían sobre tierra apisonada.

 A más de 6.000 kilómetros de distancia, una mujer oyó hablar del equipo de fútbol y el peligroso campo de juego. Impactada por los cambios positivos que vio en los alumnos, sintió que Dios la impulsaba a ayudar, y se puso a trabajar. Casi al año, inauguraron la nueva cancha, cubierta de una hermosa superficie de césped sintético. Aquella mujer había reunidos miles de dólares para ayudar a jóvenes que ni siquiera conocía.

Esto no se trata de deportes ni de dinero, sino de recordar «hacer bien y de la ayuda mutua» (Hebreos 13:16). Santiago nos recuerda que demostramos nuestra fe con nuestra acciones (2:18). Las necesidades del mundo son diversas y abrumadoras, pero, cuando amamos a nuestro prójimo como a nosotros mismos, tal como dijo Jesús (Marcos 12:31), alcanzamos a los demás con el amor a Dios.

Abre tu corazón para que Dios te enseñe a ser compasivo, y tu mano para ayudar.


Nuestro Pan Diario

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.