Add page level

jueves, 11 de diciembre de 2014

Aparente Abandono


 ¡Oh, la impaciencia! Ciertamente una virtud que pocos conocen y muchos menos logran desarrollar. Éste es uno de los grandes males de estos tiempos postmodernos. Queremos dejar huellas y renombre y por lo tanto dedicamos todo el tiempo a mantenernos ocupados, y no necesariamente en las cosas importantes.

  Los grandes avances en el transporte y las telecomunicaciones han logrado que las distancias se acorten y que las decisiones tengan que ser tomadas apresuradamente y sin mucho tiempo para madurar las ideas y analizar todos los aspectos del asunto.

Ese ritmo que aplicamos al trabajo lo utilizamos por igual en las cosas que no son del trabajo y para todo mostramos un saludable dinamismo que lamentablemente va acompañado de la inoportuna impaciencia. De esta manera, cuando hablamos con DIOS y esperamos su respuesta a nuestras súplicas y necesidades, lo hacemos con la misma impaciencia con que nos desesperamos o tocamos la bocina (claxón, pito, corneta) cuando la luz del semáforo cambia de rojo a verde y tenemos un vehículo delante del nuestro.

 Está bien que cuando oremos a DIOS y derramemos delante de ÉL lo que hay en nuestro corazón, le dejemos saber la impaciencia que nos agobia por no ver que ÉL nos responde con la inmediatez y urgencia que nuestro caso requiere.

 Tenemos que ser sinceros con nosotros mismos y muy especialmente con DIOS. ÉL conoce nuestra impaciencia y muy posiblemente la situación que estamos atravesando no es más que una oportunidad de las tantas que DIOS aprovecha para enseñarnos a ser pacientes.

Bajemos la guardia y rindamos nuestro tiempo a DIOS. Su respuesta siempre será oportuna, aunque al principio no lo parezca. Confiemos en ÉL pues ÉL sabe qué es lo que más nos conviene, desde todo punto de vista.

 Esperemos con paciencia que las cosas se den en el tiempo de DIOS y no en el tiempo nuestro. Siempre es mejor cuando DIOS actúa, así nos parezca que se tarda mucho. ¡Sólo a DIOS sea la gloria!

 ORACIÓN: Padre Santo, te ruego me des paciencia para esperar a que los planes que Tú tienes para mi vida se lleven a cabo en Tu tiempo. No permitas que mi ansiedad y mi afán hagan que me apresure y cometa errores de los que después tenga que arrepentirme. En el nombre de Jesús, amén.


El Versículo del Día

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.