Add page level

viernes, 26 de diciembre de 2014

En el vecindario


 LEA: Juan 1:1-14 | El vecindario estaba alborotado: un famoso deportista profesional se mudó cerca de donde vivíamos.

 Lo habíamos visto en televisión y leído sobre sus grandes habilidades deportivas, pero nunca imaginamos que decidiría vivir en nuestro barrio.

Al principio, pensamos que le daríamos la bienvenida y que todos seríamos buenos amigos, pero él estaba demasiado ocupado como para que lo conociéramos personalmente.

Imagina esto: Jesús, el Señor del universo y el Creador de todas las cosas, ¡decidió habitar entre nosotros! Dejó el cielo y vino a la Tierra, y, como afirma Juan: «vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre» (Juan 1:14). Jesucristo escogió vincularse íntimamente con todos los que se acercan a Él. Y lo más significativo es que el Espíritu Santo ha establecido su morada en el corazón de los que hemos aceptado su amor redentor, para consolarnos, aconsejarnos, convencernos de pecado, guiarnos y enseñarnos.

Cuando pienses en el Bebé del pesebre, recuerda cuán especial es que no solo se haya mudado a nuestro «vecindario», sino que lo haya hecho para bendecirnos con el privilegio de morar en nuestro interior.

Aprovecha el regalo de la presencia de Dios.


Nuestro Pan Diario

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.