Add page level

lunes, 15 de diciembre de 2014

Mayordomos


 LEA: Deuteronomio 4:1-9 | Muchas personas se esfuerzan al máximo para asegurarse de que sus recursos se utilicen bien después de su muerte: establecen fideicomisos, hacen testamentos y organizan fundaciones para garantizar que sus bienes sigan usándose para un buen propósito cuando ellos ya no estén en este mundo. A esto se le llama una buena mayordomía.

 No obstante, así de importante es también ser buenos administradores de la historia de nuestra vida. Dios no solo les ordenó a los israelitas que les enseñaran a sus hijos las leyes, sino también su historia familiar. Los padres y los abuelos tenían la responsabilidad de asegurarse de que sus descendientes supieran lo que Dios había hecho a favor de ellos (Deuteronomio 4:1-14).

Dios nos ha dado a cada uno una historia singular. Su plan para nuestra vida es individualizado. ¿Saben los demás qué crees y por qué? ¿Conocen la historia de cómo pusiste tu fe en Cristo y la forma en que Dios ha obrado en tu vida para fortalecerte espiritualmente? ¿Saben sobre la fidelidad del Señor para contigo y de su ayuda para enfrentar tus dudas y frustraciones?

Tenemos la responsabilidad de transmitirles a los demás la historia de la fidelidad de Dios. Regístrala de alguna manera y compártela. Sé un buen administrador de las experiencias que el Señor está narrando a través de ti.

Una vida vivida para Dios deja un legado duradero.


Nuestro Pan Diario

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.