Add page level

martes, 20 de enero de 2015

Domina tus Estados de Ánimo


 BY RICK WARREN — Si tú quieres tener éxito en la vida, debes aprender a dominar tu estado de ánimo. Cuando tienes una emoción que no te lleva a dónde tú quieres ir, tienes dos opciones: o la cambias, o la canalizas.

 A veces es necesario cambiar lo que estás sintiendo.

Algunas emociones son tan destructivas, tan perjudiciales, tan dañinas, tan poco efectivas, que lo único que puedes hacer es cambiarlas. Tienes que cambiar lo que estás sintiendo.

Filipenses 2:5 dice: "La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús." (NVI).

Tu actitud incluye tus emociones, así que lo que sientes debe imitar la actitud de Jesús. Tú tienes que preguntarte, "¿Cómo se sentiría Jesús en esta situación? ¿Jesús se irritaría con este mesero? No. ¿Le gritaría Jesús a esa persona? No. ¿Estaría Jesús despierto toda la noche, retorciéndose las manos y preocupándose de que no va a funcionar? No. ¿Tendría miedo Jesús? No."

Entonces, inmediatamente descarta cualquier sensación que no te haga más como Jesús. Si Jesús no respondería a tu esposa con esa emoción, entonces tú tampoco debes.  Deja esa actitud y piensa lo que haría Jesús en tu lugar.

A veces es necesario canalizar lo que estás sintiendo.

Cuando mi hijo Matthew murió, entré en la más profunda tristeza posible que puedas imaginar. Pero mi esposa y yo decidimos desde el primer momento que íbamos a canalizar ese dolor por el bien y utilizar nuestro dolor para ayudar a otras personas. Esa es una de las razones por las que soy el anfitrión de la conferencia anual sobre la enfermedad mental en la Iglesia Saddleback. No estoy a punto de perder una herida que pasó. Voy a usarla para bien.

Tu ministerio más grandioso no va a salir de tus fortalezas y éxitos. Tu ministerio más grandioso podría salir de tu dolor más profundo.

¿Qué dolor en tu vida estás usando para bien? Si tú has estado en tanto dolor que ni siquiera quieres hablar de ello, entonces tú necesitas aprender a manejar tus emociones. Es necesario nombrar la emoción, impugnarla, y canalizarla si tú no vas a cambiarla. Luego, se utilízala para el bien.

Reflexiona sobre esto:

¿Por qué crees que a veces es más fácil sentir las emociones que queremos sentir en lugar de lo que sabemos que Jesús sentiría en esa situación?
¿Qué es lo que tienes que hacer para que tengas tiempo de hacer estas preguntas en cualquier situación?

¿Qué dolor en tu vida puedes utilizar para ayudar a otras personas?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.