Add page level

lunes, 9 de febrero de 2015

¡Cuidado con los engaños de Satanás!


 Fernando Alexis Jiménez | Es una aldea de casas tristes que apenas sobreviven al paso del tiempo, y en medio de sus calles polvorientas, resisten la fuerza de gravedad que amenaza con derribarlas. Sus habitantes son amables y como parte de su cultura, no dejan que nadie pase por sus predios sin ofrecerle antes algo de tomar. Nos referimos a Zisiqiao, un caserío distante de la China que hasta hace veinte años era reconocido por la calidad de su pesca y agricultura. Hoy alcanza fama por tener criaderos con más de tres millones de serpientes.


Los pobladores crían culebras, entre ellas pitones, víboras y cobras.  Se estima que en el territorio hay un centenar de criaderos compuestos por guacales de manera que apilan uno tras otro.

Durante los meses de verano pueden verse los nidos de concreto llenos de las especies más peligrosas del mundo. En particular uno de los ofidios es el más temido de la región. Se le conoce como la "serpiente de los cinco pasos".

Es tan mortífera  que si le muerde sólo podrá dar cinco pasos antes de caer muerto. La acción de su veneno es inmediata.

La carne de las culebras se vende por todas partes, y el turista puede conseguir partes del cuerpo del animal que generalmente se utilizan en remedios caseros.

“Con  el comienzo del Año Chino de la Serpiente, que arrancó hace algunos días, esperamos 12 años de prosperidad. Que la serpiente nos traiga felicidad", dijo a la BBC Yang Hongchang, el granjero de 61 años que introdujo la cría de culebras décadas atrás. (BBC edición digital. 10/02/2013)


Muchos de sus habitantes mueren al año por accidentes con culebras. “La domesticación de serpientes requiere experiencia y técnica”, explicó Yang, quien afirma que su criadero es hoy una empresa multimillonaria pero con enormes riesgos.

Las culebras son conocidas por sus propiedades curativas en la medicina china. Generalmente se toman en sopas o incluso en vino para reforzar el sistema inmunológico del paciente. En la granja de culebras de Yang hay una tienda que vende productos como polvo de serpiente. Aunque gran parte de sus ventas son locales, exportan sus productos a Japón y Corea del Sur, así como a Alemania y Estados Unidos.

El propósito de la serpiente

Llama poderosamente la atención que en esa aldea china, a los comienzos todos les tenían miedo a las serpientes pero hoy se han acostumbrado a vivir con estos animales, a pesar de que mueren muchos a causa de las mordeduras. Simplemente se acostumbraron a convivir con el peligro.


¿Ha pensado que igual ocurre con millares de personas que están inmersas en el pecado y ya no les remuerde la conciencia el pecado en el que puedan estar inmersas? Al comienzo el adulterio les atrajo pero a la vez despertó temor; quizá fue un hábito o un vicio que creyeron trivial pero terminó gobernándoles; tal vez la inclinación a hurtar, que al principio les dio temor pero que hoy se ha convertido en un comportamiento recurrente.

Hay muchas formas de pecaminosidad a la que induce la serpiente antigua, Satanás, que inicialmente produce temor pero luego termina convirtiéndose en algo cotidiano. Recuerde que la especialidad de nuestro adversario espiritual es ofrecer lo malo como bueno, tal como ocurrió con Adán y Eva.

Las Escrituras relatan que “La serpiente era el más astuto de todos los animales salvajes que el Señor Dios había hecho. Cierto día le preguntó a la mujer: —¿De veras Dios les dijo que no deben comer del fruto de ninguno de los árboles del huerto? —Claro que podemos comer del fruto de los árboles del huerto —contestó la mujer—.  Es solo del fruto del árbol que está en medio del huerto del que no se nos permite comer. Dios dijo: “No deben comerlo, ni siquiera tocarlo; si lo hacen, morirán”. —¡No morirán! —respondió la serpiente a la mujer—.  Dios sabe que, en cuanto coman del fruto, se les abrirán los ojos y serán como Dios, con el conocimiento del bien y del mal.”(Génesis 3:1-5. Nueva Traducción Viviente)

Dios había trazado unas pautas específicas, una advertencia clara para evitar la muerte espiritual de sus hijos, pero el enemigo sembró la duda y tejó el engaño, traer destrucción al género humano. Jamás olvide que Satanás se ocupa las 24 horas del día en tramar cómo destruirnos (1 Pedro 5:8)

¿Alguna vez se sintió tentado de tal manera que la atracción fue mayor que los peligros que escondía el comportamiento equivocado al que se estaba inclinando? Si es así, sepa que hay un enemigo inmisericorde que busca destruirlo y no cejará en su intento.

Tenga presente que él persistirá en sembrarle ideas—porque su principal terreno de actuación es la mente—hasta procurar su caída moral y espiritual.

Hasta tal punto sonó convincente Satanás, disfrazado de serpiente, que convenció a Eva: “La mujer quedó convencida. Vio que el árbol era hermoso y su fruto parecía delicioso, y quiso la sabiduría que le daría. Así que tomó del fruto y lo comió. Después le dio un poco a su esposo que estaba con ella, y él también comió.  En ese momento, se les abrieron los ojos, y de pronto sintieron vergüenza por su desnudez. Entonces cosieron hojas de higuera para cubrirse.”(Génesis 3:6, 7. Nueva Traducción Viviente)

Eva y Adán cruzaron la frontera. Llegaron demasiado lejos. Fueron donde Dios les advirtió que no fueran. La consecuencia fue la muerte espiritual (Cf. Génesis 3:8-15) Sólo la obra redentora del Señor Jesús nos ha permitido ponernos a cuentas con el Señor.

Aún siendo cristiano le ataca

Los ataques de nuestro adversario espiritual son permanentes. Una de sus estrategias es la tentación, porque él sabe cuáles son los puntos débiles de cada uno. Lo conoce a partir de años de estar atento a nuestro comportamiento y verificando cuál es nuestra inclinación a obrar alimentados por el pecado.

Esa es la razón fundamental por la que no podemos descuidarnos. Siempre es necesario estar asidos de la mano del Señor Jesús, en oración, y en la meditación de la Palabra de Dios. No alejarnos por ningún motivo.

El apóstol Pablo que conocía de este peligro escribió: “Pero temo que, así como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestras mentes sean desviadas de la sencillez y pureza de la devoción a Cristo.”(2 Corintios 11:3. La Biblia Paralela)

En su condición de cristiano lo más probable es que enfrentará redoblados ataques del enemigo. ¡Cuidado! No se deje arrastrar por el enemigo. Él creará el escenario para que se produzca su caída moral y espiritual. Manténgase alerta. Recuerde que, si lo permite, Satanás y sus huestes le arrastrarán a un estancamiento y revés en su vida de fe. La clave es permanence en alerta.


Y si no ha recibido a Jesucristo, hoy es el día para que lo haga. Ábrale las puertas de su corazón al Señor Jesús y permítale que le ayude en ese maravilloso proceso de crecimiento personal y espiritual.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.