Add page level

lunes, 2 de febrero de 2015

Manténgase alerta ante los ataques del enemigo


 Fernando Alexis Jiménez | Orlando estaba disfrutando de una enorme jarra con limonada a orillas del mar pacífico, arrullado por el rumor de las olas y la fresca brisa que bañaba la playa, mientras que a cientos de kilómetros de distancia, un pirata informático dejaba sin un peso su cuenta bancaria.

 La tarde era de ensueño. “Como cuando era niño y me escapaba a nadar en la bahía”, rememoró mientras su rostro dibujaba una plácida sonrisa. Ignoraba el ataque del que era víctima en esos instantes y que lo dejaría virtualmente en la ruina.

En la oscura oficina desde la cual estaba haciendo su trabajo, el asaltante no quitaba su mirada del monitor. El resplandor iluminaba su rostro dándole una tonalidad azulada. “Vamos… Funciona. No te vayas a caer. Apúrate”. Hablaba febrilmente, como si el sistema de banda ancha fuera un adolescente travieso que en cualquier momento pudiera dejarlo desconectado de la Internet.

            Sólo al día siguiente y cuando por curiosidad consultó vía on line su extracto, Orlando comprobó que había sido blanco de un asalto informático, y que en cuestión de horas o quizá de minutos, le había desocupado su cuenta bancaria de ochenta mil dólares. ¡Una cantidad significativa, fruto de su trabajo de seis años como importador y comercializador de equipos portátiles de cómputo!

Un ataque silencioso, certero, demoledor. El empresario no salía de su consternación. Daba vueltas en la habitación, como león en una jaula. “No puede ser. ¡Dios mío! Esto es una pesadilla. ¿Qué voy a hacer ahora?”, se repetía.

Los investigadores de delitos informáticos le confirmaron que este tipo de artimañas registran un inusitado crecimiento en los últimos cinco años. La compañía Google advirtió hace algún tiempo sobre los ataques recibidos por parte de piratas de la red desde China.


El director Nacional de Inteligencia de los Estados Unidos, Dennis Blair declaró a comienzos del 2010 que los ataques cibernéticos, además de encontrarse en escala ascendente, son cada vez más sofisticados y—para preocupación de las propias autoridades--, logran evadir muchos de los controles. A su turno el Asesor en la Lucha contra el Terrorismo, John Brennan, advirtió que el pueblo norteamericano encara serias amenazas por ataques cibernéticos, que ponen en peligro incluso la seguridad nacional. En declaraciones a la Cadena NBC aseguró que los piratas de la red son cada vez más ingeniosos y toman por sorpresa a sus víctimas.

            La noticia me inquietó como sin duda a usted también. A pesar de los enormes avances tecnológicos, no estamos seguros en ninguna parte. Ahora le invito para que traslademos esta inquietud al ámbito espiritual.

El apóstol escribió en el primer siglo una recomendación que sigue vigente para nosotros hoy: “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar…”(1 Pedro 5:8)

Sobre este particular, el comentarista de la Biblia de Estudio de la Vida Plena, publicado por Editorial Vida, anota: “Una de las principales defensas del creyente contra los ataques de Satanás es estar consciente de los continuos esfuerzos del enemigo por aventajarlo y alejarlo de la devoción a Cristo”.


Téngalo presente siempre: nuestro adversario espiritual no descansa. Sus ataques son continuos. Día y noche concibe planes para destruir a los cristianos. Si se descuida, sin duda podrá ser víctima de sus ataques. La solución está en caminar fieles de la mano del Señor Jesús y desarrollar intimidad con Dios en oración.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.