Add page level

lunes, 9 de marzo de 2015

La importancia de relacionarnos con Dios


 Leer | Apocalipsis 2.1-7 | Éfeso era la sede de un gran ministerio. A pesar de la oposición y de la dura persecución, la iglesia fundada por Pablo extendió el evangelio, y se daba prisa por refutar a los falsos profetas. Pero treinta años después de la partida del apóstol, el Apocalipsis de Juan contiene una severa advertencia para esos creyentes.


Imaginemos cómo debieron haber afectado estas palabras a los efesios. Después de alabar su servicio en favor del evangelio, Cristo dijo: “Pero tengo contra ti…” (Ap 2.4). Esa frase fue, sin duda, muy desconcertante. El Señor les advirtió que habían dejado su primer amor. En otras palabras, todo su trabajo se estaba haciendo por la razón equivocada.

Cristo llamó a los efesios a recordar su amor por Él, y su deleite en la salvación que les había dado. El servicio no puede sustituir a una relación personal con Él, pero los creyentes de hoy siguen cayendo en esta sutil trampa. Las cosas encomiables que hacemos no sirven para nada, a menos que surjan de una verdadera relación personal con Dios. Nuestro trabajo no puede ser efectivo o fructífero si Dios no está en él.

En realidad, Dios está más interesado en usted y en su relación personal con Él, que en sus buenas acciones. Él desea ser la satisfacción y el deleite de sus hijos para que su servicio sea el resultado de una amorosa consagración.


Hay muchas razones equivocadas para trabajar por el reino. Dios quiere que todos los creyentes con intenciones centradas en sí mismos vuelvan a su primer amor. De esa manera, las mentes y los corazones podrán ser renovados, y el servicio al Señor será más efectivo.


En Contacto

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.