Exit Pop-up

Loading...

Add page level

martes, 10 de marzo de 2015

Orando y creyendo para que los milagros ocurran


 Por Fernando Alexis Jiménez | Si hay algo de lo que hablamos mucho, leemos muchos libros pero, a la postre, no nos resulta fácil definir, es de la fe. ¿Usted podría definirla? Si no es así, le damos unas pistas: Es posible siempre y cuando hayamos desarrollado intimidad con Dios.


            Una de las inclinaciones naturales nuestras es a creer sin racionalizar. Le pongo un ejemplo: Cuando usted toma el control remoto del televisor, ¿se pregunta caso si funcionará o no? Por supuesto que no. Usted simplemente obtura el botón indicado. Sabe que aparecerá la imagen. Esa es fe natural.

También cuando usted marca desde su teléfono celular. ¿Racionaliza acaso cómo operan las redes, de qué manera viajan las ondas de sonido o si hay cobertura en el lugar desde el que está llamando? Por supuesto que no. Usted simplemente marca y espera que alguien al otro lado de la línea le responda.

            La fe no se percibe solamente con los cinco sentidos, sino desde el ámbito espiritual, porque la fe que obra milagros, que transforma las circunstancias, que trae sanidad, es esencialmente espiritual.

            Dennis Bennet, el autor y conferencista cristiano, escribió: “La fe verdadera, la que proviene de Dios, es sobrenatural, es decir que trasciende los sentidos naturales…. Todos iniciamos la carrera con una medida de fe igual, pero algunos crecemos en fe mientras que otros no; todo depende de nosotros. Dios tiene siempre una reserva para sus hijos; sus depósitos de fe para nosotros son ilimitados y están a nuestra disposición” (Dennis Bennet. “El Espíritu Santo y tu”. Editorial Vida. 1976. EE.UU. Pg. 143)

            Conforme usted y yo desarrollamos una vida de oración persistente, entramos en esa dimensión en la que conocemos a Dios, nos llenamos de Él, comprendemos más Su voluntad para nosotros, y experimentamos una vida de milagros. La oración y la fe deben ir siempre de la mano.

Una medida de fe para cada uno

El apóstol Pablo nos enseña en las Escrituras que Dios nos ha dado una medida de fe a cada uno de nosotros: “Basado en el privilegio y la autoridad que Dios me ha dado, le advierto a cada uno de ustedes lo siguiente: ninguno se crea mejor de lo que realmente es. Sean realistas al evaluarse a ustedes mismos, háganlo según la medida de fe que Dios les haya dado.”(Romanos 12.3. NTV)

            La última línea es clara en hacer esa apreciación. Pero ligado a ese concepto, en el sentido que todos nosotros recibimos una medida de fe, es evidente que no debe quedarse estancada sino que nuestro amado Padre celestial espera que crezca.

            Hay dos escenas de las Escrituras que comparto con usted. Una de ellas es cuando invidentes le piden el milagro de ver. Relata el evangelista Marcos: “Entonces él les tocó los ojos y dijo: —Debido a su fe, así se hará.”(Mateo 9:29. NTV)

            Igualmente leemos otras líneas que resultan sumamente reveladoras:” Jesús tomó al ciego de la mano y lo llevó fuera de la aldea. Luego escupió en los ojos del hombre, puso sus manos sobre él y le preguntó: — ¿Puedes ver algo ahora?”(Marcos 9:23. NTV)

            Fe. Un don, sin duda, que proviene del Señor, pero un don en el que usted y yo estamos llamados a crecer. Esa es la razón por la que orar reviste mucha importancia si deseamos llegar a nuevos niveles. Oración permanente y perseverante.

            Crecer en la fe es un proceso en el que avanzamos progresivamente. Debemos eso sí, perseverar. Orar aun cuando inicialmente haya asomos de duda. Seguir clamando. Anidar en nuestro corazón la certeza de que—aquello que pedimos—ocurrirá algo en respuesta.

La fe por encima de las circunstancias

Cuando oramos con fe, creyendo, dejando de lado toda duda, lo que pedimos ocurrirá. Es necesario tener en cuenta que tal petición debe estar en consonancia con la voluntad de Dios. Así lo enseñan las Escrituras.

            La enseñanza es clara y la impartió el Señor Jesús a sus discípulos y a nosotros hoy: “Entonces Jesús dijo a los discípulos: —Tengan fe en Dios.  Les digo la verdad, ustedes pueden decir a esta montaña: “Levántate y échate al mar”, y sucederá; pero deben creer de verdad que ocurrirá y no tener ninguna duda en el corazón.”(Marcos 11:22, 23. NTV)

            Tenemos la autoridad de Cristo, orar y que las cosas sucedan. Como los discípulos, usted y yo tenemos esa autoridad. No lo olvide jamás (Cf. Mateo 10:8)


Otras clases de fe

Hemos visto hasta el momento la fe que obra milagros y trasciende la enfermedad, produciendo sanidad. Oramos para que lo imposible se haga posible.

La Palabra de Dios nos muestra además:
1.- La fe que salva.- (Hechos 16:31; Hebreos 11:6; Efesios 2:8, 9)
2.- La fe como un fruto del Espíritu (Gálatas 5:22; Juan 15:5)

Dios nos abastece de la fe necesaria y nos corresponde responderle a ese don maravilloso que nos entrega. Lo logramos paso a paso, cuando aprendemos a confiar en Él y nos vamos despojando de la autosuficiencia. ¡Es posible crecer en la fe y hoy es el día para dar ese paso.


Si no ha recibido a Jesús como Señor y Salvador hoy es el día para que lo haga. Puedo asegurarle que no se arrepentirá. ¡Jesucristo transformará su vida!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Loading...