Add page level

martes, 31 de marzo de 2015

¿Por qué yo?


 Leer: Marcos 14:10-21 | Al pastor británico Joseph Parker, le preguntaron: «¿Por qué escogió Jesús a Judas como uno de sus discípulos?». Durante un tiempo, pensó detenidamente en esa pregunta, pero no pudo encontrar respuesta. Más tarde, dijo que seguía enfrentándose con otra pregunta aun más incomprensible: « ¿Por qué me eligió a mí?».


Esta es una pregunta que se ha hecho durante siglos. Cuando los seres humanos son totalmente conscientes de su pecado y la culpa los agobia, claman a Jesús pidiendo misericordia. Maravillados y gozosos, experimentan la verdad de que Dios los ama, que Jesús murió por cada uno de ellos y que todos sus pecados son perdonados. ¡Esto sí que es incomprensible!

Yo también me he preguntado: ¿Por qué yo? Sé que las acciones pecaminosas y oscuras de mi vida fueron motivadas por un corazón aun más oscuro, pero que, de todos modos, ¡Dios me amó! (Romanos 5:8). No merecía nada, estaba destruido y sin esperanza; sin embargo, el Señor extendió sus brazos y su corazón hacia mí. Casi puedo oírlo susurrar: «Yo te amo más de lo que tú amabas tu pecado».

¡Es verdad! A mí me encantaba mi pecado. Lo disfrutaba y negaba que fuera malo. No obstante, Dios me amó lo suficiente para perdonarme y hacerme libre.


« ¿Por qué yo?». Es inexplicable. Sin embargo, sé que Cristo me ama… ¡y que también te ama a ti!

Dios no nos ama por lo que somos, sino por lo que Él es.


(Nuestro Pan Diario)

3 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.