Add page level

viernes, 10 de abril de 2015

Compartir la comida



Leer: Santiago 2:14-17 |  Un integrante de una organización benéfica contó sobre una mujer que viajó a un país distante a visitar al niño a quien sostenía financieramente. Decidió llevar a ese niñito, que vivía en la indigencia, a comer a un restaurante.


El pequeño pidió una hamburguesa, y la mujer, una ensalada. Cuando llegó la comida, el chico, que jamás había tenido un almuerzo así en toda su vida, observó la escena: miró su enorme hamburguesa y la pequeña ensalada de su nueva amiga; después, cortó la hamburguesa por la mitad, se la ofreció a la mujer, se frotó la panza y preguntó: «¿Hambre?».

Un niño que casi no había tenido nunca nada estuvo dispuesto a compartir la mitad de lo que ahora tenía con alguien que pensó que podía necesitar más. Podemos recordar a este muchachito cuando nos encontremos con alguien con necesidades físicas, emocionales o espirituales. Como seguidores de Cristo, nuestra fe en Él debería reflejarse en nuestras acciones (Santiago 2:17) .

Todos los días, encontramos personas necesitadas. Algunas en diferentes partes del mundo; otras, a la vuelta de la esquina. Algunas con necesidad de una comida caliente; otras, de una palabra amable. ¡Qué gran diferencia pueden marcar los seguidores de Cristo, haciendo el bien y compartiendo! (Hebreos 13:16) .


Señor, ayúdame a ver las necesidades de los demás.

«La tarea más gloriosa del hombre
es hacer el bien». —Sófocles


(NUESTRO PAN DIARIO)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.