Add page level

martes, 28 de abril de 2015

Dándole una mano a Dios


 Cuentan que una niña de 5 años había pasado horas entretenida en el jardín de su casa. Cuando por fin  entró, su madre le preguntó:


     – ¿Qué has estado haciendo tanto rato en el jardín?
     – He estado ayudando a Dios- respondió tranquilamente la pequeña.
     – ¿Qué quieres decir?
     – He estado abriendo todos los capullos a fin de tener las rosas más pronto.

Al escuchar esto, la madre salió al jardín y halló todas las rosas estropeadas.

Muchos de nosotros nos parecemos a la pequeña niña, que acostumbrados a respuestas inmediatas, gracias al avance de la tecnología, queremos que Dios también responda nuestras oraciones ni bien las hacemos. Sin embargo, Dios tiene sus tiempos y son perfectos.

Muchas veces esperamos que Dios nos responda positiva o negativamente y olvidamos que existe un tercer tipo de respuesta: Espera. Su silencio es también una forma de respuesta y posiblemente sea la que más nos cueste aceptar porque vemos a Dios como paramédico, rescatista o bombero, acudiendo a sacarnos de las pruebas.

Si bien Dios a veces nos pide que esperemos, Él nunca permitirá que nada te dañe ni te dará una prueba mayor a la que puedas soportar, nunca llega demasiado pronto ni demasiado tarde, siempre en el tiempo perfecto.

“Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora… Todo lo hizo hermoso en su tiempo; y ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin.” Eclesiastés 3: 1, 11


No permitas que tu desesperación te lleve a cometer  serios errores; Dios es Soberano, Todo Poderoso y no necesita que lo ayudes,  sólo quiere que confíes en Él con todo tu corazón.

Entrégale todas tus preocupaciones y permite que Dios tome el control de tu vida.


 El siguiente crédito, por obligación, es requerido para su uso por otras fuentes: Este artículo fue producido por Radio Cristiana CVCLAVOZ.

3 comentarios:

  1. Buenas noches hermano. Muy edificante su blog. Necesito saber algo, Dios puede restaurar el amor de mi pareja? Soy muy creyente en Dios y en su promesa y oro en nombre de Jesús. Pero Dios puede influir en los sentimientos? En avivar el amor y hacer que renazca? Es mi única esperanza, ya que ella no ha dejado de amarme por completo, pero si ha disminuido mucho. Terminamos y volvemos y hemos estado así y no hemos podido regresar a la normalidad. Estoy firme en la fe, pero necesito saber si lo que pido es posible. La amo y quiero casarme con ella, pero ella ha perdido la esperanza y está resignada. Y yo he estado muy dependiente emocionalmente escribiéndole todo el día y a veces reprochando. Gracias Gracias a Dios no fue por terceras personas sino por problemas internos.

    ResponderEliminar
  2. Piche Dios porque no tengo cerebro, puto hijo de mierda puto,
    Culero, solo me diste la capacidad de comprender que eres un pinche ojete
    Hijo de tu chingada virgencita, que chingados te hice para que te portes
    Tan mierda, mi máxima capacidad intelectual, es decirte , vete a chingar tu reputa
    Madre,… pinche cagada, DIOS, OJETE, todo sería tan diferente si tuviera inteligencia

    Saludos.

    atte. Jones possep

    yonosepossepa@gmail.com

    ResponderEliminar

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.