Add page level

lunes, 4 de mayo de 2015

¿Podremos ser felices en el cielo sabiendo que nuestros amados están en el infierno?


 Lo primero que hay que establecer aquí es que todos nuestros lectores deben estar conscientes de que si Dios, al llevarnos al cielo nos re-programa, o nos borra toda memoria de quiénes fuimos, de a quiénes amamos, nuestros recuerdos, etc., no tendría sentido nuestra adoración y agradecimientos eternos hacia él.


¿Por qué? Porque si no recordamos lo bueno que Él fue con nosotros, si no recordamos de dónde nos recogió al salvarnos, si no recordamos a dónde pudimos haber terminado de no ser que Él nos hubiera salvado (dígase, en el infierno), ¿De qué valdrán... cuán auténticos serán nuestras alabanzas y nuestra muestras de agradecimiento? Si no recuerdo por qué debo estar agradecido, ¿Pues de qué vale mi agradecimiento?

Lo segundo es que aunque mucha gente se empecina en insistir en que en el cielo todos estaremos como los ángeles que se muestran en las famosas obras de arte de Miguel Ángel, DaVinci, etc., flotando entre las nueves, con unas flautas en las manos, aburridamente cantando y tocando alabanzas al Señor por toda una eternidad, lo cierto que están equivocados. En el cielo nos divertiremos, gozaremos de todo lo que en la tierra es bueno y hoy disfrutamos: un chapuzón en la playa, un día de campo en un valle, un viaje a una montaña elevada y lejana, etc., ¿Por qué? Porque el cielo final (después del Rapto, de la Gran Tribulación, del Milenio y del Juicio ante el Trono Blanco), será esta misma tierra, simplemente renovada. Tan renovada, que Dios dice que será "una tierra nueva".

Entonces vi un cielo nuevo y una tierra nueva,[b] porque el primer cielo y la primera tierra habían pasado[c] y el mar ya no existía más.[d]


2 Y yo, Juan, vi la santa ciudad,[e] la nueva Jerusalén,[f] descender del cielo, de parte de Dios, ataviada como una esposa hermoseada para su esposo.[g] 3 Y oí una gran voz del cielo, que decía: «El tabernáculo de Dios está ahora con los hombres.[h] Él morará con ellos, ellos serán su pueblo y Dios mismo estará con ellos como su Dios.[i] 4 Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos;[j] y ya no habrá más muerte,[k] ni habrá más llanto ni clamor ni dolor,[l] porque las primeras cosas ya pasaron».
5 El que estaba sentado en el trono dijo: «Yo hago nuevas todas las cosas». Me dijo: «Escribe, porque estas palabras son fieles y verdaderas». Apocalipsis 21.1-5

Al presentar este argumento, muchos asumen una premisa falsa, y es que no se puede ser feliz cuando se sabe que seres amados no han alcanzado la salvación y que por lo tanto ahora estarán para siempre separados de Dios en el infierno. Después de todo Jesús está feliz en el cielo ahora y está consciente de todo lo malo que está sucediendo en la tierra y sabe mejor que nadie toda la gente amada para Él que está sufriendo en el infierno (tanto que murió por cada una de ellas). Los ángeles también están en el cielo, felices, haciendo su papel ante el Padre, y todos saben muy bien que en estos precisos momentos hay millones y millones de personas sufriendo una existencia agonizante en el infierno. Saber esto no disminuye el gozo de estar en el cielo para ellos, ¿por qué habría de disminuirlo para nosotros?

Noten que en Apocalipsis 14.10 la Biblia nos dice que los que se dejen poner el Sello de la Bestia: "beberán el vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira, y serán atormentados con fuego y azufre delante de los ángeles y el Cordero..."

Usted no creerá que sabiendo usted el amor con que Jesús se ofreció por su tío o por su hermana, y habiéndoles dado 40 ó 45 años para que se arrepintieran, ahora, al estar en el infierno, usted en vez de sentirse agradecido de Dios por haber dado tal muestra de amor, usted en vez de tirarse de rodillas a adorarle por su gran amor, lo que haga es resentirle por no obligar a su hermana o a su tío a estar con él para siempre, aún en contra de la voluntad de ellos. ¿Después de haberse negado a todo lo que se relacionara con Dios por 40 años ahora usted quiere que Dios obligue a su tío a estar con Dios para siempre?

En la historia de Lázaro y el rico, la Palabra nos dice que Abraham y Lázaro veían al rico en su agonía, sin embargo, no creo que eso les arruinara la experiencia de estar con Cristo Jesús. Aun cuando esta historia no sea más que una parábola (no creo que sea así), es obvio que Jesús quiso ilustrar el hecho de que una vez se está en la presencia del Señor, de alguna forma se entenderá más la justicia divina y tendremos un juicio no permeado por el pecado, lo cual hoy nos hace juzgar prejuiciadamente no dándole el beneficio de la duda a Dios y sí a nuestros seres amados que puedan morir en pecado.


Nada ni nadie, ningún recuerdo o experiencia negativa en la tierra arruinará mi experiencia de agradecimiento, satisfacción y gozo en el cielo. ¡Ninguna!



(ANTES DEL FIN)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.