Add page level

sábado, 4 de julio de 2015

Creer para entender




Todo sería tan fácil si desde el principio entendiéramos los propósitos de Dios en nuestra vida, el porqué y para que hace las cosas de la manera que las hace, buscamos a veces una respuesta para todo, para entender las razones de nuestra situación y hasta nos sentimos mal por no lograr comprende todo lo que quisiéramos, así somos todos, si hubiera la manera de evitarnos el disgusto y la tristeza nos ahorraríamos muchas preguntas y comprenderíamos todo lo que nos sucede.

 Tratar de entender el porqué Dios hace lo que hace es motivo de que a veces nuestra fe este limitada, porque sin darnos cuenta estamos pidiendo explicaciones a Dios de todo lo que está haciendo y eso nos va a lleva a desconfiar y sentir tristeza, realmente es difícil sentir paz sobre cosas de nuestra vida que ni siquiera nosotros mismos entendemos, pero la confianza plena de que Dios siempre obra para bien es lo que nos hace resistir en esos momentos inciertos.

Tu puedes estar viviendo situaciones en las que te has preguntado una y otra vez que es lo que Dios quiere de ti, que está haciendo que te está doliendo tanto, porque las personas te dicen que Dios tiene un propósito para tu vida pero no logras entender como saldrás de todo lo que te está pasando, ¿porque y para qué? son preguntas difíciles de comprender, pero aun en medio de nuestras dudas existe una respuesta:

¿Porque no logro entender los propósitos de Dios, porque mi situación es tan confusa que ni yo mismo entiendo que es lo que pasa? Cuando intentas comprender humanamente lo que te sucede, la respuesta obviamente será en una medida humana porque la mente se limita a creer solamente en lo que ve, solo ves problemas, no ves soluciones, no ves mas allá de lo que tu dolor o tus dudas te permiten entonces no puedes ver la intención de Dios y su interés en ayudarte Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos. Isaías 55:8-9

¿Porque y para que me suceden tantas cosas? Porque todo es parte de un aprendizaje, por ejemplo, en el colegio te enseñaste a calcular y hacer cuentas resolviendo problemas ¿cierto? Así es la vida, la oportunidad que tenemos para madurar y aprender a resolver situaciones de todo tipo es por medio de situaciones que nos hagan esforzarnos, Jesús es ese maestro que nos pone pruebas para enseñarnos a vivir y moldear nuestro carácter, con la única finalidad de hacernos cada día mejores personas, mejores hijos. Porque Yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis. Jeremías.29:11

Nuestra mente humana es muy limitada para comprender en el momento lo que Dios está haciendo, entender su propósito es tan difícil cuando se está sufriendo por algo que resulta difícil y doloroso, pero una cosa he llegado a comprender con el tiempo y eso es que a Dios no hay que entenderle, hay que creerle, hay que demostrarle que confías plenamente en Él, pase lo que pase, su estilo no es dar explicaciones sino soluciones, respuestas claras en el momento oportuno.

Confía, tu situación actual no durará para siempre, lo único que es eterno es el amor de Dios, su mano aun sigue extendida sobre ti, por más que se han levantado las olas en el mar de tus problemas, te sigue sosteniendo, Él no va a soltarte, no dejara que te pierdas en tu confusión, el hecho de no entender por qué Dios hace o permite ciertas cosas no quiere decir que esté haciendo algo malo, sus planes SIEMPRE son para bien, y aunque por momentos parece que ya no hay más que hacer ahí esta Él sorprendiéndote como ya lo ha hecho antes.

No es necesario entender  a la perfección el propósito de Dios, lo que necesitas es CREER que tiene algo para ti a pesar de lo que hoy vives, sus planes no son solo frases que se ven bonitas, no son palabras acomodadas para  hacerte sentir bien en el momento, ¡son más que eso! ¡Son promesas que pueden cambiarte la vida! Son planes perfectamente estructurados, a tal grado que no alcanzas a comprenderlos, ¿sabes?  Lo que quiere hacer en tu vida no lo puedes ver porque él no necesita que lo veas, necesita que lo creas para poder hacerlo.


    Dios actúa de una forma tan sorprendente que aun de lo que parecen los peores momentos tiene algo hermoso que mostrarte, lo importante no es entender sus propósitos, sino confiar en que todos son con el fin de cosas nuevas y mejores que quiere entregarte, con Él no hay batallas, ni casos perdidos, tal vez no sabes que es lo que Él va a hacer, pero si de algo puedes estar seguro es que lo que tiene planeado es algo perfecto, algo grande y mucho mejor de lo que tú mismo pudiste haber planeado.

Autora: Maite Leija

(Devocional Diario)

1 comentario:

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.