Add page level

sábado, 4 de julio de 2015

La libertad en Cristo



En este día, los estadounidenses celebrarán la libertad, y así debe ser. Es uno de los principios definitorios de su nación. Pero uno pudiera preguntarse: De todos los que celebran la libertad, ¿cuántos, en realidad, la están experimentando?


Es verdad que muchos disfrutan del “sueño americano”. Tienen un trabajo bien remunerado y una casa hermosas. Pero, mientras tanto, su “búsqueda de la felicidad” no ha sido satisfecha. La razón es porque muchas personas siguen siendo prisioneras internamente, a pesar de su éxito aparente. Son prisioneras de la ansiedad y la depresión, o del temor de perder aquello por lo cual trabajaron. No importa qué tan liberadoras puedan parecen las circunstancias externamente, al final descubrimos que la libertad tiene que producirse por dentro. Pero ¿cómo lograrla?

La respuesta es Jesucristo. Isaías 61.1 profetizó un aspecto clave del ministerio del Señor: vino para sanar a los quebrantados de corazón y dar libertad a los cautivos. Cuando ponemos la fe en Él como Salvador, las cadenas que nos impiden tener gozo son rotas. Somos libertados de las mentiras que han sido programadas en nuestra mente desde muy pequeños, y comenzamos a ver las cosas desde la perspectiva divina. Entonces descubrimos que nuestras necesidades, nuestros deseos y nuestro bienestar general están seguros en los brazos de nuestro amoroso Padre celestial.


¿Está usted sintiendo el peso de la ansiedad o de la ira? Mire a Jesús, el autor y consumador de su fe (He 12. 2), y recuerde la promesa de 2 Corintios 6.2: “He aquí ahora el día de salvación”. El día en que usted pone su fe en Jesucristo es el día en que Él le hace libre del temor y de las ataduras.


(En Contacto)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.