Add page level

miércoles, 5 de agosto de 2015

La justificación es un don de Dios



Me gozaré en el Señor, mi alma se alegrará en mi Dios; porque me vistió con vestiduras de salvación, me rodeó de manto de justicia.  Isaías 61:10


Siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.  Romanos 3:24

Hoy en día, a menudo escuchamos la palabra «justificar». En las empresas se habla de justificar su salario, es decir, demostrar sus cualidades para merecerlo. En la sociedad se nos incita a justificar nuestro valor, nuestro lugar. Pero el uso más frecuente de la palabra tiene que ver con el hecho de querer justificarse ante los demás. ¡Cuántas explicaciones y discursos sólo para probar a los demás que actuamos de manera correcta!

En cambio, la justificación divina es completamente diferente. Es un don de Dios. No la recibimos porque la merezcamos. Somos “justificados gratuitamente por su gracia”. Si creemos en el Señor Jesús, Dios borra todas nuestras faltas, nuestros pecados, nuestras bajezas, todo lo que podemos reprocharnos en el secreto de nuestra conciencia…

En su amor y justicia, Dios declara justo a todo el que cree en el Señor Jesús. También lo reviste, según la expresión bíblica, con “vestiduras de salvación”. Esto significa que somos vistos justos a través de la perfección de Cristo (2 Corintios 5:21). Los pecados son perdonados, la culpabilidad desaparece y las manchas debidas al pecado son borradas. El creyente ya no tiene miedo de encontrarse con Dios, sino todo lo contrario, puede ser feliz en la presencia de su Dios.


Esta justicia, don de Dios, está ligada al hecho de que Dios nos da una vida nueva, una nueva naturaleza. Esta vida se manifiesta mediante actos de justicia, bondad y verdad.


Por: La Buena Semilla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.