Add page level

sábado, 8 de agosto de 2015

Ocho formas en que la religión impacta tu vida



Contrario a lo que muchas personas piensan, la participación regular en actividades religiosas puede otorgar beneficios para el cuerpo y la mente. Conoce algunas de las formas en que la religión puede hacer a la gente más saludable y feliz.


La religión te hace más feliz

Las personas religiosas tienden a ser más felices que los no creyentes. Según una investigación publicada en diciembre de 2010 en American Sociological Review, este impulso hacia la felicidad no viene de cualquier denominación o creencia, sino de las alegrías sociales de formar parte de algún servicio. Reunirse con otras personas en una iglesia, templo o sinagoga permite a la gente a crear lazos que generan más satisfacción con la vida.

Alivia la ansiedad

Si eres religioso, pensar en Dios puede ayudarte a aliviar la ansiedad asociada con cometer errores. En otras palabras, los creyentes pueden refugiarse en su fe para hacer frente a los contratiempos, de acuerdo con un estudio de 2010. Sin embargo, este truco no funciona para los ateos; el estudio también encontró que los no reyentes estaban más estresados ​​cuando pensaban en Dios y en sus errores.

 Ayuda a resistir la comida chatarra

Recibir recordatorios religiosos hace sentir a las personas que tienen menos control sobre sus vidas, pero también les da habilidades adicionales para resistir a la tentación de la comida chatarra. En un estudio publicado en enero de 2012 en Journal of Personality and Social Psychology, los investigadores expusieron a estudiantes a referencias de Dios en diferentes pruebas y juegos. En comparación con los estudiantes que vieron referencias de objetos agradables (pero no religiosos) los participantes que tuvieron una complementación religiosa tenían menos control de su futuro profesional, pero también estaban mejor preparados para resistir la tentación de alimentos no saludables. En otras palabras, escribieron los investigadores, pensar en Dios podría ser un beneficio para el autocontrol, dependiendo de qué parte de tu vida estás tratando de dominar.

… Sin embargo, podría hacer que subas de peso

Pensar en Dios puede ayudar a evitar la tentación a la comida chatarra, pero la fuerza de voluntad podría no traducirse en hábitos saludables. Según un estudio presentado en una reunión de la American Heart Association en marzo de 2011, los adultos jóvenes que con frecuencia asisten a actividades religiosas, tienen 50% de probabilidad a ser obesos a su mediana edad en comparación con los que se mantienen al margen de la iglesia.

El culpable es quizá el banquete dominical y otros alimentos asociados con el culto, según los investigadores. Pero el estudio no debe ser tomado para representar la salud en general, advirtieron. Las personas religiosas tienden a vivir más que los no religiosos, en parte porque fuman menos.

Eleva la autoestima (si vives en el lugar correcto)

Dependiendo de donde vivas, la religión también puede hacer que te sientas mejor contigo mismo, haciéndote sentir parte de tu cultura. Las personas religiosas tienen mayor autoestima y un mejor ajuste psicológico que las personas que no lo son, según un estudio de enero de 2012.

Pero este beneficio sólo es válido para las personas que viven en países donde la religión está muy extendida y es importante. Los resultados, publicados en la revista Psychological Science, sugieren que una persona religiosa podría recibir un impulso de felicidad en Turquía, pero en un país secular como Suecia podría no verse.

Protege contra los síntomas depresivos

La recuperación de la depresión avanza mejor si se tiene un respaldo en la religión. De acuerdo con un estudio de 1998 publicado en American Journal of Psychiatry, los pacientes ancianos hospitalizados por problemas físicos que también sufrían de depresión, se recuperaron mejor de sus luchas mentales si la religión era una parte intrínseca de su vida.

Más recientemente, científicos informaron en Journal of Clinical Psychology en 2010 que la creencia en un Dios cariñoso mejora la respuesta al tratamiento psiquiátrico en pacientes deprimidos. Curiosamente, este aumento de la respuesta no estaba atado al sentido de esperanza o de cualquier otro factor que pueda ser otorgado por la religión del paciente, según un estudio de la investigadora Patricia Murphy, de Rush University.

"Fue especialmente vinculada a la creencia de que un ser supremo le importaba", dijo Murphy.

Motiva las visitas al médico

De hecho, la religión está ligada a la salud en general, posiblemente porque las personas religiosas tienen más apoyo social, mejores habilidades de afrontamiento y una autoimagen más positiva que las personas que no se unen a las comunidades basadas en la fe. En un estudio de 1998 publicado en la revista Health Education & Behavior, los investigadores de la Universidad de California encontraron que los feligreses regulares tienen más probabilidades de recibir atención preventiva, en este caso a las mamografías. Alrededor del 75% de los 1,517 miembros de la iglesia en el estudio recibió mamogramas regulares, en comparación con el 60% de una muestra de 510 mujeres que no eran miembros de la iglesia y asistió con menos regularidad.


Reduce la presión arterial

Las personas que asisten a la iglesia a menudo tienen presión arterial más baja que los que no van en absoluto, de acuerdo con un estudio de 2011 de Noruega. Estos resultados son particularmente impresionantes dado que la asistencia a la iglesia es relativamente rara en aquel país. Los investigadores pensaron que las diferencias culturales pueden prevenir a los noruegos religiosos y considerar el tipo de beneficios que ven a menudo en los feligreses estadounidenses. De hecho, los participantes que fueron a la iglesia al menos tres veces al mes, tenían presiones arteriales de uno a dos puntos más bajos que los no asistieron, resultados similares a los vistos en los Estados Unidos.


Los beneficios parecen vinculadas a cómo los creyentes fieles están en sus rutinas de la iglesia. Las personas que fueron una vez al mes o menos tenía una ventaja de medio punto en su presión arterial a los no asistentes, y la gente que iba de una a tres veces al mes tuvieron una reducción de un punto en la presión arterial. Los fieles pueden obtener lecciones para sobrellevar el estrés y la ansiedad desde el púlpito, según los investigadores, o podrían recibir un impulso de relajación, cantando, rezando y realizando rituales con los demás.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.