Add page level

sábado, 3 de octubre de 2015

Mucho fruto



Las obras de DIOS son fructíferas. Prueba de ello es el hombre mismo a quien le ordenó que en su estancia en la tierra fuese fructífero y que se multiplicara (Génesis 1:22). Con un solo hombre, Adán, y su mujer Eva, el Señor pobló toda la tierra. Mediante un patriarca, Jacob, fueron formadas las doce tribus de Israel. Y por medio de doce discípulos nuestro Señor Jesucristo llevó el evangelio a todas las naciones de la tierra.


En el primer mensaje oficial del Apóstol Pedro a la Iglesia se convirtieron al menos tres mil personas al cristianismo (Hechos 2:41), esto habla de ser fructíferos. Cuando permanecemos en Jesús y nos sometemos a la dirección del Espíritu Santo produciremos mucho fruto:

“Ciertamente, yo soy la vid; ustedes son las ramas. Los que permanecen en mí y yo en ellos producirán mucho fruto porque, separados de mí, no pueden hacer nada.” Juan 15:8 Nueva Traducción Viviente (NTV).

En nuestro tiempo la Iglesia se ha multiplicado de manera exponencial, un ejemplo de ello es la Iglesia del Pastor David Yonggi Cho. Cuando su Iglesia llego a tener 10,000 miembros el Señor le pidió algo totalmente ilógico. Mudar la congregación a la Isla de Yoido, que era un lugar desierto, incluso sin puente que le comunicara con la ciudad de Seúl. El Pastor obedeció y con el tiempo aquella Isla se convirtió en un distrito comercial importante de Corea, lugar en el que el día de hoy dicha congregación tiene casi un millón de miembros. La fe da mucho fruto.


Sométete a DIOS y a las obras que Él quiere realizar por medio de ti. Obedece su dirección y así lo glorificarás con mucho fruto.

Por Richy Esparza


Fuente: Devocional Diario

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Nota: sólo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.