Exit Pop-up

Loading...

Add page level

sábado, 27 de febrero de 2016

OÍDOS, SOLO PARA DIOS

 

Chuck Ross, un escritor de Los Ángeles, se le ocurrió en 1975 hacer un curioso experimento. Ross envió a cuatro editoriales una porción del libro Pasos (Steps), del afamado escritor de origen judío, Jerzy Kosinski. La novela de Kosinski había sido publicada en 1969 y había ganado el National Book Award de ese año.



Para sorpresa de Ross, el manuscrito fue rechazado por las cuatro editoriales. Unos años más tarde y persuadido por Kosinski, Ross repitió el experimento. Esta vez envió el texto completo a catorce editoriales y trece agentes. Nuevamente fue rechazado por todos, incluso por la editorial Random Hause, quien fuera la que en 1969 publicara el libro de Kosinski por primera vez. Una historia que hace que riamos un poco, pero que también tiene una segunda lectura menos hilarante.

El experimento de Ross nos recuerda que las personas no tienen la última palabra sobre nuestra vocación o talentos. Que no debemos sobredimensionar la opinión de otros, y que debemos creer en lo que queremos alcanzar.

David, el hombre que había sido ungido por Dios para ser rey de Israel. Aquél sobre cuya cabeza el gran profeta Samuel había derramado el aceite de la unción autorizando su llamado divino. El que otrora había dado muerte al temerario gigante Goliat, se encontraba huyendo de un rey que veía en David todo lo contrario. Dios veía a David como el rey, pero Saúl como un traidor en potencia.

El Señor lo veía como una bendición para Israel, pero Saúl como una mala influencia para su hijo Jonatán y como un soliviantador. El Pueblo consideraba a David un salvador, Saúl solo veía un usurpador. La ambivalencia de opiniones presionaba a David hasta el punto de temer por su vida. Pero… ¿qué pensaba David de sí mismo? Por su conducta inferimos que siempre le creyó a Dios.

Pasaron doce largos años de huidas y dificultades. Rechazado, desterrado y sin rumbo fijo. Rodeado de un grupo de hombres de dudosa reputación. Recibiendo infortunio tras infortunio. Hasta que llegó el día en que todos se dieron cuenta de lo obvio, de lo que Dios había dicho. David fue reconocido como el rey que por decreto del Altísimo era. Su reinado de cuarenta años fue llamado la etapa dorada de Israel. Hoy es recordado como un gran hombre de Dios, capaz de creer a pesar de la opinión cambiante de los demás.

A Juan le llamaban endemoniado, mientras que otros le decían, profeta. A veces los que gritan más eufóricamente “¡Hosanna!”, pueden días más tarde gruñir a toda voz, “¡que le crucifiquen!”  Se trata de seguir adelante, de reírse de la adversidad y desoír las opiniones vacilantes. “Cuando vayan mal las cosas/ como a veces suelen ir,/ cuando ofrezca tu camino solo cuestas que subir./ Cuando tengas poco haber/ pero mucho que pagar y precises sonreír/ aun teniendo que llorar,/ cuando el dolor te agobie/ y no puedas ya sufrir,/ descansar acaso debas,/ pero nunca desistir” (Rudyard Kipling).


No sucumba ante la virulenta desaprobación de los demás, ni de saltos de alegría ante el efímero elogio. Haga lo que por vocación santa ha sido llamado a hacer. No deje que le distraigan los aplausos, ni que le entristezcan las contradicciones. No se preocupe por los que están a su alrededor, sino por el que mira desde lo alto. Solo persista, persista, persista.

Autor: Osmany Cruz Ferrer


Escrito para Devocional Diario

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Loading...