Exit Pop-up

Loading...

Add page level

viernes, 6 de mayo de 2016

Batalla en el Cielo: Si piensas que el diablo está ganando, sólo espera.


Hoy en día oímos mucho hablar acerca de la guerra contra el terrorismo. Oímos hablar de una guerra llamada el jihad, una guerra en Palestina, amenazas de guerra de Corea del Norte. Nunca en la historia ha habido tal hora de guerra a través de la tierra. Y estos conflictos se publican extensamente, debido a la comunicación instantánea que ahora tenemos. Casi inmediatamente, recibimos informes de las emboscadas, de los bombardeos, números de muertes.


Estoy seguro que éstos son las guerras y los rumores de guerras de los cuales Jesús habló. Y así como Cristo profetizó, los corazones de la gente están fallando por el miedo. Las guerras que vemos están causando terror a través de la tierra.

Pero estas guerras son todas escaramuzas de menor importancia. Son simplemente síntomas de una guerra mucho mayor. Ves, es que realmente una sola guerra esta ocurriendo. Y esta guerra-sobre-todas-guerras está ocurriendo en el cielo. Es una guerra entre Dios y el diablo.

Esta guerra fue declarada hace eones. El Apocalipsis nos dice: “Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón. Luchaban el dragón y sus ángeles” (12:7). El dragón representa a Satanás y todos los ángeles caídos que él engañó. Mientras que el cielo, Lucifer reunió a estas hordas angélicas a rebelarse contra Dios. Él quiso usurpar la autoridad de Dios y asumir el control de su trono.

Pero el diablo perdió aquella primera batalla. “[El dragón] no prevaleció: ni se halló ya lugar para ellos en el cielo” (12:8). Dios le dijo, “No hay lugar para ti aquí en mi presencia.” Y él lo echó del cielo, junto con los ángeles que se habían rebelado con él. Fueron hundidos en un mundo que la Biblia dice era vacío y sin forma.

Ahora, Satanás había engañado a esos ángeles que lo siguieron. Y cuando Dios creó a la humanidad, Satanás determinó engañarlos también. Si él no podía ser Dios, él conseguiría venganza destruyendo la simiente de Dios. Por eso, él comenzó esta guerra en el huerto de Edén, contra el primer hombre y mujer.

Primero, Satanás tentó a Eva y luego a Adán. Y cuando él causó su caída, parecía que él había ganado una gran victoria. Ahora el paraíso fue cerrado al hombre. Satanás y sus hordas se habrían recreado con aquella victoria. Y la batalla que ellos habían emprendido fue una declaración de guerra contra Dios y toda su simiente.

Todavía hay una guerra que está ocurriendo en el cielo. Pero Satanás no pelea esta guerra desde el cielo, ni del infierno. No, Satanás cayó en el vacío sin forma, fuera del cual Dios creó la tierra. Y una vez que Dios creó al hombre para habitar la tierra, Satanás instaló su asiento de poder allí.

La Escritura aclara esto muy bien: “Ni se halló ya lugar para ellos en el cielo” (12:8). “Cuando el dragón vio que había sido arrojado a la tierra,” (12:13). “¡Ay de los moradores de la tierra y del mar!, porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira,” (12:12).

La rebelión de Satanás no
tomó a Dios por sorpresa.

Aun antes de la fundación del mundo, Dios ideó un plan de guerra para derrotar al diablo. El Señor crearía al hombre en su propia imagen. Y él permitía que el hombre tuviera una voluntad libre. Por lo tanto, el hombre seria probado. De hecho, lo colocaría en el mismo medio del campo de batalla, cerca de la estructura del poder de Satanás.

El hombre fracasó aquella primera prueba en la batalla que Satanás ganó en Edén. Y a partir de aquel momento, el diablo continuó engañando a hombre. Durante el tiempo de Noé, Satanás tuvo éxito en engañar al mundo entero. De toda la población de la tierra, solamente ocho almas fueron salvadas. Esto siguió por siglos, mientras Satanás engañó a naciones enteras. Él llevó a cabo su poder sobre Egipto antiguo, sobre Sodoma y Gomorra, y, por un tiempo, aun sobre el pueblo escogido de Dios, Israel. De hecho, es desalentador leer la historia de Israel en esta guerra entre Dios y Satanás.

A partir del mismo instante que Dios puso su mano en Israel, el diablo lo reconoció. El Señor realizó obras sobrenaturales para su gente, les rescató con milagros, les dio grandes revelaciones de su amor. A pesar de todo, por cuarenta años después del Éxodo, Satanás incitó la rebelión, la idolatría y la sensualidad en Israel. Él trajo prostitutas entre ellos, homosexuales, profetas poseídos de demonios. Finalmente, cuando llegó el tiempo para entrar en la tierra prometida, sólo dos israelitas quienes salieron de Egipto escaparon a su engaño, Josué y Caleb.

De nuevo, Satanás se habría recreado con eso. Parecía que cada batalla iba a su manera. Y él seguía ganando victorias por su decepción demoníaca. Él tomó posesión de todas las naciones que rodeaban a Israel: los babilónicos, los filisteos, los moabitas, los hititas, los canaanitas y los reinos norteños. Finalmente, Satanás enfocó su vista en los hijos sobrevivientes de Israel.

Encuentro totalmente desconcertante este capítulo en la historia de Israel. Piénsalo: esta gente había visto morir a sus padres bajo el juicio en el desierto. Habían visto a sus padres y abuelos sucumbir a muertes horribles. De hecho, por cuarenta años, esta generación joven había ido de entierro a entierro, enterrando a sus ancianos a diestra y siniestra. Pero a pesar de atestiguar todas estas cosas, aun así se volvieron a la adoración demoníaca de ídolos.

Por siglos después, Satanás gozó victoria tras victoria sobre la simiente de Dios. Él poseyó a los reyes de Israel desde Acab a Jeroboam a Manasés, hombres malvados que derramaron sangre inocente libremente. Finalmente, el último capítulo de Jueces revela hasta donde el pueblo de Dios había caído.

Jueces 21 es un recuento espantoso y penoso de cómo una multitud enloquecida de homosexuales sodomizó a una concubina de un sacerdote y la dejó por muerta. Cuando el sacerdote la encontró, él decapitó el cadáver y envió las piezas del cuerpo a las doce tribus de Israel. El incidente terminó en una guerra civil entre el pueblo de Dios sobre los derechos homosexuales. Millares de israelitas murieron.

El libro de Jueces cierra con estas horribles y escalofriantes palabras: “En esos días no había rey en Israel: cada uno hacía lo que bien le parecía” (Jueces 21:25).

Les digo que, éste sea el diseño de Satanás para cada generación. Él tuvo éxito en traer abajo toda la adoración verdadera en Israel. Para el final de Jueces, hombres, mujeres y niños habían tomado su propio camino. Y eso es exactamente lo que Satanás está alcanzando ahora, en nuestra generación. Él está tratando de proscribir la Biblia, haciéndola parecer totalmente irrelevante o sin importancia. Se anima a cada uno que interprete la Palabra de Dios a su manera. Es un engaño que sale del mismo infierno.

Lo cierto es, había un rey en Israel al final de los Jueces. Ese rey era Satanás. Él gobernó no solamente el mundo pagano, pero la nación elegida de Dios también. En ese punto, el diablo parecía haber ganado la batalla enteramente. Él y sus demonios parecían invencibles en su guerra contra el cielo.

Dios fue paciente, porque él tenía
un plan de guerra triunfante.

El Señor no se preocupaba por las victorias de Satanás. Sí, él se afligía sobre el descenso continuo de su pueblo al pecado y la muerte. Pero Dios ya tenía en marcha un plan de guerra.

Finalmente, en “la plenitud del tiempo,” Dios envió a su Hijo al campo de batalla. Aquí estaba Dios mismo en la carne, entrando en la batalla. El Señor estaba declarando: “Ahora, la batalla ha cambiado. Voy a tomar el mando. Satanás no prevalecerá más. Éste es el principio del final de la guerra en el cielo. Y la victoria es mía.”

Dios entonces puso al diablo en aviso, declarando: “Yo voy a levantar un ejército. Y mi Hijo será el capitán sobre este ejército. Él va a tener una iglesia compuesta de una novia sin pecado, libre de culpa, intachable, santa. Y esa iglesia será edificada en un fundamento, una piedra: Jesucristo, el Hijo de Dios.”

Cuando el nacimiento de Jesús ocurrió en Belén, estremeció todo el campamento de Satanás. ¡Cada demonio gritó!: “¡Este es Hijo de Dios! Él nos va a quitar todo nuestro poder y dominio. Y va a gobernar y reinar como rey. Nosotros no pudimos vencer a Dios en el cielo. ¿Cómo podremos ganar esta batalla con su Hijo? Tenemos que matarlo en la cuna.”

Oh, cómo los emisarios del diablo intentaron destruir al niño, Cristo. La Escritura dice que mataron a cada niño masculino bajo cierta edad a través de esa región, todo en una tentativa de matar a Jesús. Pero ésta era una batalla que Satanás no podía ganar. Dios iba a prevalecer.

En su tiempo elegido, Dios plantó una cruz exactamente en el centro del campo de batalla. Y en esa cruz él puso a su Hijo. La sangre de Cristo se derramó sobre el campo de batalla. Y gota a gota, comenzó una inundación poderosa, limpiadora, poderosa para lavar los pecados de la humanidad.

En esa hora, Jesús se lanzó un grito que tronó a través de la creación: “Consumado es.” Cuando Satanás y sus demonios oyeron esto, temblaron y se sacudieron. Se dieron cuenta que todo había terminado. ¡Debieron haber chillado! “¡Se acabo! El Hijo de Dios nos ha pisoteado. Nos avergonzó a la vista de todos. Él nos ha robado de todo poder que teníamos sobre la gente. Ya no podemos asir a nadie que está bajo su sangre.”

Tres días más tarde, se escucho otro grito poderoso: “¡Cristo ha resucitado!” Ésta era la hora más oscura de Satanás. En un instante, la guerra cambió de repente. El Apocalipsis lo describe en esta manera:

“Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: ‘Ahora ha venido la salvación, el poder y el reino de nuestro Dios y la autoridad de su Cristo, porque ha sido expulsado el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche. Ellos lo han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, que menospreciaron sus vidas hasta la muerte.” (Apocalipsis 12:10-11).

¿Cuál fue el poder que Satanás perdió en ese instante? Fue la habilidad para acusar a cualquier persona que hubiera sido limpiada por la sangre de Jesús. El diablo no podría tener a un creyente en cadenas de culpabilidad, miedo o condenación. Él fue robado de todo su poder para engañar o destruir a los que viven por la fe en el sacrificio de Cristo. Él no tenía más dominio sobre cualquiera que confía en Jesús.

Dios estaba haciendo una declaración legal a todos los que creerían en su Hijo: “Has sido libertado. El poder del diablo no puede asirte si confías en el poder de la sangre de Jesucristo. No hay poder debajo del cielo que pueda llevarte abajo.”

Ahora había dos reinos.

Primero, estaba el reino de Dios y de su Hijo, Cristo. Y segundo, estaba el reino de Satanás y de sus ángeles caídos. Un reino era un reino de luz, el otro un reino de la oscuridad. Hemos visto ya cómo el diablo intentó robar el reino del cielo a través de la historia. Ganó victorias en el tiempo de Noé, durante los años de Israel en el desierto, y en la época de Jueces. Pero Cristo prevaleció sobre todo.

Aquí es donde volvemos a Apocalipsis 12:12: “¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a ustedes con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo;” Este “tiempo corto” comenzó en el Calvario. Desde entonces, Satanás se ha enfurecido aun más. Y se vuelve aun más iracundo mientras más se acerca su tiempo de juicio.

Algunos versos más adelante, se menciona una mujer: “La serpiente arrojó de su boca, tras la mujer, agua como un río, para que fuese arrastrada por el río.” (12:15). Creo que esta mujer es la novia de Cristo, el remanente triunfante. La Escritura dice que este remanente será compuesto de un ejército poderoso que ningún ser humano puede contar. Incluirá a cada persona a través de la historia que ha hecho a Jesús su Señor.

Luego leemos, “El dragón se llenó de ira contra la mujer; y se fue a hacer guerra contra el resto de la descendencia de ella, los que guardan los mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo” (12:17). Sí, Satanás está enojado con cada creyente. Pero si él se atreve a tocarnos, él toca la niña del ojo de Dios.

Lo que vemos ocurrir en el mundo ahora es el intento final de Satanás por destruir a la novia de Cristo. El diablo ha publicado un grito desafiante de batalla. Y él esta lanzando todo en su arsenal para intentar traer abajo a los elegidos de Dios.

La Escritura llama al asalto de Satanás
“una inundación de su boca.”

Esta inundación es de iniquidad. Y Satanás la ha traído contra la mujer, para tratar de llevarla lejos de la protección de la sangre de Cristo. Jesús advirtió que la iniquidad aumentaría en los últimos días. Y debido a esta inundación de iniquidad, el amor de muchos creyentes se enfriará (véase San Mateo 24:12).

Me imagino que Satanás a su centro del mando, ladrando órdenes malvadas a gritos: “¡Tomen control de los medios de comunicación! Llenen las mentes de hombres malvados con lascivia. Hagan que sus deseos carnales los conduzcan a la pornografía. Entonces manden a esos hombres a molestar a los niños.”

El resultado es una ráfaga de maldad que el mundo nunca ha visto. Pero especialmente penoso es el impacto que es traído en contra de los niños. Considere:

  • Las películas violentas han entumecido las mentes de muchos cristianos quienes se dan el lujo de verlas. Y ahora los actos sexuales en películas se han hecho perversos más allá de lo creíble. Nuestro ministerio recibe informes de niños de escuela primaria, sólo seis o siete años de edad, que han intentado violar a niñas de su misma edad y más joven. Cuando les preguntan por qué, ellos contestan, “Yo lo vi en un vídeo que tenía mi papi y mami.”


  • Ahora hay más de 300,000 sitios de pornografía en el Internet. Estos sitios contienen las imágenes más viles y malvadas que la humanidad haya visto. Lo peor de todo, los niños están tropezando sobre estos sitios. Sus mentes tiernas se están exponiendo a imágenes que los dañan por años venideros.


  • Los matrimonios homosexuales están a punto de llegar a ser comunes. Algunos periódicos ya muestran parejas homosexuales en sus páginas de bodas. Ahora un creciente número de escuelas primarias se están preparando para enseñar un plan de estudios titulado “Cómo vivir el estilo de vida homosexual.” Los niños están a punto de ser adoctrinados en lo específico de la vida homosexual.


  • El militar homosexual ha penetrado los altos niveles de la iglesia. La denominación Episcopal recientemente ordenó a un homosexual declarado como obispo. Cuando la ceremonia terminó, el nuevo obispo dio vuelta y tomó la mano de su amante varón.


Satanás ha traído el engaño homosexual más lejos en la iglesia, y nuevamente los niños son las víctimas. Más y más sacerdotes homosexuales son descubiertos y son culpados de molestar niños a su cuidado.

  • El mundo de la moda no es solamente arriesgado, sino que ha comenzado a exaltar la desnudez. Esto es un intento de escandalizar, por una industria que se ha entrega a la sensualidad desvergonzada. Pero Satanás tiene la intención de influir en todo esto a la gente de Dios, especialmente a los nuevos creyentes. Esta tendencia sutil y demoníaca es para agotar su resistencia a la sensualidad.


  • Hay un resurgimiento de bebida salvaje entre adolescentes. Incluso la universidad de Wheaton, por décadas un estándar de la santidad, ahora permite el alcohol. ¿La razón? Desean atraer a profesores más educados - el significado, más profesores que beben. Más universidades cristianas seguramente van a hacer lo mismo. Una generación entera de creyentes jóvenes va a sufrir, siendo incitados a la iniquidad que ellos no habrían buscado de otra manera.


Considera estos otros ejemplos recientes del asalto final de Satanás:

  • Aconsejaron a una estrella de cine que quiere ser gobernador de California que él ganaría si él fuera descubierto en cierta clase de escándalo. Le dijeron que tener una aventura le haría un héroe a los ojos de la gente. Y aumentaría su popularidad, ganándole más votos.


  • Un desborde de leyes se está lanzando en un empuje final para quitar el nombre de Dios para siempre de la sociedad. Dos senadores de los Estados Unidos han propuesto tal legislación. Su ley prohibiría el nombramiento de cualquier juez que crea en Dios o tenga fe de cualquier tipo.


Usted habrá leído acerca de un juez del tribunal de circuito de los Estados Unidos. Él mandó el retiro de un tallado de granito de los diez mandamientos de un edificio del gobierno en Alabama. Mientras tanto, el juez hizo su juicio desde un edificio federal que tiene una estatua de Zeus en su entrada.

Al principio yo pensé que estas cosas deben afligir absolutamente el corazón de Dios. Pero ahora creo que el Señor se ríe de estos esfuerzos endebles de los hombres. ¿Por qué? Porque Dios está obrando entre millones de jóvenes, escribiendo su ley en sus corazones. Y ningún juez en la tierra puede quitarla de ellos.

Si te parece que el diablo
está ganando, solo espera.

Quiero demostrarte lo que vendrá en esta guerra en el cielo entre Cristo y Satanás. La Biblia dice: “porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra con justicia y prontitud.” (Romanos 9:28). Dios está diciendo: “Yo voy a terminar esta batalla pronto. Haré una corta obra de esto.”

¿Puedes preguntarte?: “Entonces, ¿qué está esperando Dios? ¿Por qué no ha actuado antes de ahora? Claramente hemos alcanzado el punto crítico. ¿Dónde está la mano poderosa de Dios?

Santiago nos da la respuesta: “Por lo tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.” (Santiago 5:7). En resumen: Jesús está esperando pacientemente por almas. Él está esperando que entre la última cosecha.

La mayoría de los eruditos bíblicos creen que “la lluvia temprana” que Santiago se refiere era Pentecostés. En cuanto a la lluvia tardía, creo que la estamos viendo ahora mismo. ¿Qué mejor describe la lluvia tardía de Dios que una iglesia subterránea próspera de millones en China comunista? Este cuerpo de creyentes creció milagrosamente en apenas unas cortas décadas. En los años alrededor de la Segunda Guerra Mundial, cuando los últimos misioneros salieron de China, la iglesia allá era un movimiento minúsculo, que estaba muriéndose. Entonces, solamente por el Espíritu de Dios, estalló de alguna manera de un puñado aislado en una obra poderosa de la cual el mundo no tenía conocimiento.

¿Qué me dices de la caída de la Cortina del Hierro? Nadie esperaba ver el final del comunismo durante nuestra vida. Pero Dios causó esto de la noche a la mañana. En el mismo día que escribo este mensaje, el periódico “New York Times” reporta que el gobierno de Rusia ahora está hablando contra el aborto sobre fundamentos morales.

Aun las naciones islámicas estrictas están viendo esta lluvia tardía del evangelio. Los satélites ahora emiten las buenas nuevas en países islámicos a través de radio y de mensajes televisivos. Cuando un evangelista tuvo una reunión en Pakistán el año pasado, fueron mas de 50,000 personas.

Sí, la lluvia tardía ha llegado. El mundo entero se está llenando de las buenas nuevas de Jesucristo. Entonces, ¿cuándo podemos esperar que el Señor actúe?

Jesús mismo nos dice que: “Y si aquellos días no fuesen acortados, nadie sería salvo; mas por causa de los escogidos, aquellos días serán acortados” (Mateo 24:22). Él esta diciendo: “Nadie sabe el día o la hora de mi regreso. Pero voy adelantarlo.”

Mire otra vez a la declaración de Pablo: “porque el Señor ejecutará su sentencia sobre la tierra con justicia y prontitud.” (Romanos 9:28). La raíz griega de “prontitud” aquí significa “un golpe rápido.” Dios está diciendo, “Voy a hacer un trabajo rápido. Esperare pacientemente para que termine la cosecha. Pero entonces voy a moverme rápidamente en juicio.”

De repente, durante la noche, vamos a ver juicios que nunca hemos visto antes. Sucederá en una hora cuando la oscuridad densa ha cubierto la tierra… cuando se le ha dado al Islam gran poder y autoridad… cuando la bestia y el anticristo se han levantado para pronunciar grandes blasfemias… cuando Satanás parece haber vencido todo lo santo y recto… cuando los escarnecedores se burlan del día de la venida de Cristo… cuando la locura del placer alcanza su cumbre, y los pecados del mundo remontan a los cielos.

Ese es el momento en que oiremos rugir al León de Judá. En un mero instante, él terminará la guerra. Él va a declarar, “Basta. No más de excusas para el pecado.”

Juan previó el día en que el Señor vendría rápidamente para hacer esta corta obra sobre la tierra. Él lo describe en esta manera:

“Entonces vi el cielo abierto, y había un caballo blanco. El que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea. Sus ojos eran como llama de fuego, en su cabeza tenía muchas diademas y tenía escrito un nombre que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre y su nombre es: La Palabra de Dios.

Los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, lo seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro. Él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. En su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.” (Apocalipsis 19:11-16).


Aquí en Nueva York, la gente preguntan a menudo, “¿Dónde estabas cuando el golpe de 9/11?” O, “¿Dónde estabas cuando se fueron las luces, en el gran apagón?” Mi pregunta para ti es: “¿Dónde estarás cuando Jesús venga? ¿Cuál será la condición de tu corazón cuando el Rey de Reyes haga su rápida obra de juicio? ¿Qué estarás haciendo cuando él venga a terminar la guerra?”

Ojalá que todos seamos encontrados debajo de su sangre preciosa, escondidos en la hendidura de la Roca.
Por David Wilkerson
---
Usado con permiso por World Challenge, P. O. Box 260, Lindale, TX 75771, USA.
¿Fue este mensaje de bendición para usted? Entonces compártalo con un amigo.


4 comentarios:

  1. amor que bien escribes. Alabado sea por siempre Jesucristo nuestro Señor. Por su sangre preciosisima estemos siempre a sus santisimos pies. Amen

    ResponderEliminar
  2. amor que bien escribes. Alabado sea por siempre Jesucristo nuestro Señor. Por su sangre preciosisima estemos siempre a sus santisimos pies. Amen

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Loading...