Exit Pop-up

Loading...

Add page level

miércoles, 22 de junio de 2016

Un lugar remoto


Leer: Marcos 8:1-13 | La Biblia en un año: Hechos 6 | L a isla Tristán de Acuña es famosa por ser una de las más aisladas y remotas del mundo, habitada por solo 288 personas. Está ubicada en el Océano Atlántico Sur, a 2.800 kilómetros de Sudáfrica… el país más cercano a ella. Todo el que quiere visitarla tiene que viajar en barco siete días, ya que no tiene pista de aterrizaje.


Jesús y sus seguidores estaban en un lugar remoto cuando el Señor multiplicó milagrosamente la comida para miles de personas hambrientas. Antes del milagro, les dijo a sus discípulos: «ya hace tres días que [estas personas] están conmigo, y no tienen qué comer; y si los enviare en ayunas a sus casas, se desmayarán en el camino» (Marcos 8:2-3). Como estaban en el campo, donde no se conseguía alimento fácilmente, tenían que depender de Jesús. No había nadie más a quién acudir.

A veces, Dios permite que terminemos en lugares desolados, donde Él es nuestra única fuente de ayuda. Su capacidad para proveer no está ligada a las circunstancias. Si creó el mundo entero de la nada, puede indudablemente satisfacer nuestras necesidades, cualesquiera que sean nuestras circunstancias, conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús (Filipenses 4:19).


Señor, te entrego mis necesidades. Gracias porque siempre puedo confiar en tu provisión.

Podemos confiar en que Dios hará lo que nosotros no somos capaces de hacer.


NUESTRO PAN DIARIO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Loading...